Nueva Gerona, húmeda hasta en sus entrañas

“Mi poesía nació entre la colina y el río, tomó su voz de la lluvia y, como la madera, se empapó en los bosques”. Pablo Neruda

Por más de una centena de días llueve en la Isla de la Juventud. La ciudad está húmeda hasta en sus entrañas. Como si fuera el último grito de la moda en Cuba las capas, botas de aguas y sombrillas son los accesorios más usados, por necesidad, durante esta temporada de lluvias.

“La lluvia empezó de nuevo. Caía pesadamente, fácilmente, sin ningún significado o intención, sino el cumplimiento de su propia naturaleza, que era caer y caer”. Helen Garner

Nadie imaginó un clima así, como en Noruega, por tantos días en el Caribe previo a iniciar el 1 de junio la temporada ciclónica y que según los pronósticos no habrá variaciones durante esta semana.
Meses antes arreciaba una gran sequía que a gritos se imploraba al menos un chubasco. Llegó mayo y mando a parar, hasta con una tormenta subtropical para despedir el mes. En las presas ascendió el nivel de agua, los embalses drenan, los frutos se han madurado a una velocidad asombrosa…, pero la súplica inmediata es que el Astro Rey vuelva a gobernar y no se trata de una inconformidad humana, es que ahorita todo tendrá forma de agua.

A los días lluviosos de alguna manera hay que agregarle diversión

Así se muestra Nueva Gerona, húmeda y gris por el tiempo, con personas huyendo de la lluvia, intentando escurrirse para llegar al trabajo y regresar a casa, comprar el pan y otros alimentos porque la lluvia provoca un hambre de tres varas de leguas, o resistir en las áreas con wifi para realizar una llamada por imo.

 


Por Redacción digital


 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*