Una familia es amor, guía, fortaleza…

Todas las familias son peculiares. Cada una de ellas tiene un sello diferente, que la hace valiosa y única. La manera en cómo nos educaron, las costumbres, el tipo de cultura, la cantidad de integrantes que tienen, incluso la edad de los padres, son características que hacen que la familia tenga su propia esencia.

Existe esa otra, la familia que la vida te pone en el camino, esa que no necesita de lazos sanguíneos para acogerte tal cuál eres y sostenerte en tiempos difíciles, animarte en los sueños, abrazarte cuando alcanzas una meta… Y es que la manera de relacionarnos en sociedad nos lleva a conformar ese eslabón tan valioso.

Reconocer  todos los días esa hermosa costumbre familiar alimenta la unión y el amor entre los integrantes, sobre todo porque existen algunas formas geniales de ser en familia, para poder adoptar comportamientos similares y hacer una convivencia mucho más divertida y significativa para los hijos, siempre con el fin de lograr que sean mejores seres humanos.

 

Al celebrarse el Día Internacional de las Familias, Cuba vislumbra retos en el escenario social cubano, de acuerdo con la diversidad de los núcleos familiares que a partir de la puesta en vigor de la Carta Magna dispone un plazo de dos años para que sea aprobado un nuevo Código de las Familias, en el cual será importante fortalecer la responsabilidad familiar desde el punto de vista emocional, formativo y económico.

Lo cierto es que todas las familias son increíbles, la manera de educar a los hijos, de convivir entre ellos, de tener experiencias inolvidables, es lo que las hace especiales. Una familia es amor, guía, apoyo, fortaleza, crecimiento, independencia y muchos otros calificativos casi indescriptibles.


Por Esmeralda Cardoso Villasuso


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*