Mercenarios en las redes y la Internet como arma de guerra contra Cuba

En línea con la esencia de su política editorial, el diario oficialista de la mafia anticubana de Miami, El Nuevo Herald, ha vuelto a mentir sobre Cuba.

Este domingo lo hizo al reproducir una información publicada por el sitio “independiente” 14 y medio sobre un segundo tuitazo, supuestamente protagonizado por usuarios cubanos, que emplazaban a la empresa de comunicaciones ETECSA a bajar los precios de internet.

Con la manipulación de los resultados del evento, falsificación que desmienten las estadísticas, y que solo sirve para ilustrar la capacidad de manipulación del periódico de marras, El Nuevo Herald intentaba, desde su mismo titular, presentar el tuitazo como una iniciativa de “estudiantes, ingenieros informáticos, clientes del servicio doméstico de Nauta Hogar”, cuando todo el mundo sabe que este tipo de “operaciones” forma parte de la política del gobierno de Estados Unidos de utilizar la internet como un arma de guerra contra Cuba.

Como ha sucedido en otras ocasiones, el tuitazo para reclamar el descenso de precios de ETECSA fue convocado por mercenarios al estilo de Yoani Sánchez, curiosamente la “directora” del libelo independiente que le sirve de fuente a El Nuevo Herald, en quien el gobierno de Estados Unidos, desde los tiempos del Plan Bush hasta hoy, ha gastado millones de dólares para convertirlos en supuestos líderes de opinión a su servicio en las redes sociales.

Como se sabe, el propósito del gobierno norteamericano de crear artificialmente supuestas protestas en la redes no es nada nuevo, ni en el mundo, ni en Cuba.

La misma práctica fue utilizada contra Irán durante las elecciones de 2009. Durante la llamada Ola Verde –donde Twitter jugó un papel tan importante que hasta la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton, ordenó posponer un mantenimiento programado a los servidores para Irán de esta red social–, la mayor parte de los activistas que supuestamente denunciaban el fraude de las elecciones, las manifestaciones y la represión en ese país del medio oriente, no estaban allí como se quería hacer creer, sino en territorio norteamericano.

El “experimento” realizado por el Departamento de Estado durante las protestas de la también llamada Revolución de Facebook y Twitter en Irán provocó la cifra de 20 muertos.

En el caso cubano recientemente denunciamos un intento de manipulación similar a propósito de el Referéndum Constitucional en el que se recurrió otra vez a Twitter para, mediante la utilización del hastag #YoVotoNo, propiciar el rechazo ciudadano y ofrecer al mundo una falsa imagen de oposición antigubernamental.

Entre los principales implicados en ese intento se encontraba la OCB, oficina del gobierno de Estados Unidos a la que pertenece Radio TV Martí, que, en un documento público acababa de anunciar, a propósito del incremento del acceso a internet en Cuba, la creación en la isla de equipos digitales para que creen “cuentas de Facebook ficticias para diseminar información. Las páginas abiertas en Cuba aumentan las posibilidades de aparecer en las noticias de los usuarios cubanos de Facebook”.

Entonces, como ahora, en el caso de la “protesta” contra ETECSA, entre los protagonistas del proyecto subversivo se encontraba la mercenaria Yoani Sánchez, un globo inflado a fuerza de dólares por el gobierno de Estados Unidos para tales fines.

Vale recordar las declaraciones de dicho personaje sobre la posible realización de una Ola Verde en Cuba. En una entrevista en 2009, cuando el alcance de internet era todavía demasiado incipiente, la entonces bloguera dijo:

“Creo que estamos un poco lejos de eso. La sociedad civil todavía está un poco fragmentada, los puntos de encuentros, las maneras de conectarnos los unos a los otros muy débiles, pero no creo que sea muy remota la posibilidad. Es posible que en un par de años podamos reaccionar de esa manera. Para ese entonces habrá tecnologías más sofisticadas y quizás la ola verde cubana sea incluso más intensa”.

Quienes han llegado recientemente a la red gracias a los esfuerzos que hace ETECSA por superar el bloqueo deben saber que, tanto ella como el sitio “independiente” en internet que dirige, forman parte del grupo Fuerza de Tarea o Task Force que mediante el “fortalecimiento de la política de los Estados Unidos hacia Cuba”, intenta promover a través de internet “el flujo de información libre y sin regulaciones dentro de la isla”.

El “flujo de información libre y sin regulaciones” está en sintonía con la sarta de mentiras que todos los días diarios como El Nuevo Herald publican sobre Cuba y cuyo fin no es otro que, Ley Helms-Burton y otros engendros genocidas mendiantes, provocar una crisis que permita incitar a la desestabilición desde la redes sociales.

Demás está decir que a este tipo de personajes, el bienestar del pueblo, cualquiera que este sea, en realidad les importa un rábano, por la simple razón del que el mismo se contrapone a la esencia de su misión y único interés: el confort que les proporciona trabajar al servicio de una potencia extranjera.


Tomado de Cubasi


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*