Italia abandonada por Europa, pero…

743 decesos que llevaron el total a 6 820, mientras que hay 69 176 infectados, anunció este martes la Agencia de Protección Civil de ese país europeo

Volvió a crecer el número de muertos por coronavirus en Italia: 743 decesos que llevaron el total a 6 820, mientras que hay 69 176 infectados, anunció este martes la Agencia de Protección Civil de ese país europeo, de este modo, la disminución de decesos que se observó durante los últimos dos días se ha revertido, dijo Russia Today.

El saldo de los pacientes recuperados de coronavirus en Italia para este martes ha sumado 8 326 personas. La región italiana más afectada sigue siendo Lombardía, donde actualmente hay 19 868 casos positivos (con un total de 30 703 casos detectados, de ellos 4 178 fallecieron). Luego siguen Emilia-Romaña, con 7 711 casos, Véneto con 5 351, y Piamonte, con 5 124. En otras regiones afectadas hay menos de 3 000 casos positivos actualmente.

Pero, en una entrevista al periódico La Republica, el jefe de la Protección Civil de Italia, Angelo Borrelli, señaló que «la epidemia va más rápido que nuestra burocracia», y «los números son y siguen siendo altos, es inútil engañarnos a nosotros mismos, es inútil pensar que un día de declive podría significar el final [del coronavirus]. Esperamos un pico y no sabemos exactamente cuándo, solo podemos hacer todo para estar listos», agregó.

Además, el jefe de Protección Civil admitió las dificultades para suministrar equipamiento para cuidados intensivos y máscaras protectoras, y sostuvo que la producción nacional debe comenzar lo antes posible.

Italia se ha convertido en el epicentro del brote de coronavirus en Europa, y el número de fallecidos a causa del covid-19 en este país incluso ha superado los de China.

Para ayudar a Italia a paliar las consecuencias de la pandemia de covid-19, Rusia ha enviado 14 aviones militares Il-76 que transportaron varias brigadas de médicos con cien especialistas militares en virología y epidemiología, así como sistemas de desinfección de transporte y territorio, y equipos médicos.

También están prestando atención en la región de Lombardía 52 médicos y enfermeros cubanos, integrantes del Contingente Internacionalista Henry Reeve, quienes llegaron el fin de semana en misión solidaria y permanecerán en su humanitaria labor todo el tiempo que decidan las autoridades italianas que solicitan su presencia.

Según un reporte publicado hace unos días por el diario español El Pais, «Mascarillas, guantes de goma, gafas de plástico. Eso fue lo primero que Italia le pidió a Europa: invocó ayuda para levantar la más sencilla de las barreras contra el coronavirus. Sin obtener respuesta, Francia y Alemania cerraron las fronteras a estos productos, prohibiendo su exportación, y nos enviaron una siniestra señal: desde Bruselas no llegaría ningún apoyo concreto, ni siquiera las cosas más pequeñas».

Agrego el diario que «Como es obvio, al Gobierno de Roma se le ha permitido superar los límites de endeudamiento público con el fin de sostener así una economía devastada por la epidemia. Como es obvio, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo: “Todos somos italianos”. Pero estas iniciativas parecen estar muy lejos de la trinchera donde está luchando por la supervivencia de todo un país».

El comentario advertía y criticaba fuerte con esta pregunta «¿Por qué Europa, con su colosal aparato administrativo y técnico, no ha hecho nada para prevenir la epidemia y coordinar su contención? Cada país se ha movido por su cuenta, con un solo resultado: lo que está sucediendo en Italia probablemente sucederá pronto en Francia, Alemania y España. Nos hubiera gustado tomar decisiones comunes, no las ha habido».

A continuación apuntaba: «¿Por qué no se ha preocupado Europa por poner en marcha de inmediato un plan de producción común de recursos elementales, como mascarillas y guantes, así como de la maquinaria que ha demostrado ser decisiva en China? Ahora, todos los países están buscando desesperadamente respiradores e indumentaria de protección, mientras que la potencia industrial de la Unión Europea habría podido fabricar en un mes esos suministros vitales. Para Italia, para todos. En cambio, nada.

«Las intervenciones económicas serán fundamentales mañana, hoy estamos luchando para evitar el colapso de nuestra sociedad. Lo importante es ahora la salud de los ciudadanos, porque creemos que los tratamientos son más importantes que los negocios. Y sabemos que, sin hospitales en condiciones de acoger a los enfermos, el pánico alimentará el caos demoliendo los mercados financieros», señaló El País.


Tomado de Juventud Rebelde


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*