/Bonifacio Byrne: Mucho más que un poeta

Bonifacio Byrne: Mucho más que un poeta

Cuando se habla del célebre patriota cubano Bonifacio Byrne, nos viene a la memoria su contundente poema “Mi Bandera”, desafiante y patriótica expresión ante el peligro de ser impuesta una bandera extranjera a nuestro país al terminar la Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana.

Esa impresión tuvo su manifestación en el propio poema cuando expresó:

 “…Aunque lánguida y triste tremola,

mi ambición es que el Sol, con su lumbre,

la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!

en el llano, en el mar y en la cumbre.”

Pero… ¿quién fue este hombre ilustre que sembró en sus sentimientos y actitud ante la vida el amor pródigo a la Patria y con él a su bandera?

Precisamente matancero de nacimiento y universal por antonomasia, vio la luz un 3 de marzo de 1861 en la barriada de Pueblo Nuevo, en Matanzas; fue precisamente ese el motivo por el cual se estableció esa fecha como Día del poeta cubano.

Byrne Puñales fue un enaltecido patriota, sentimiento que cultivó desde su adolescencia con un ideal independentista que lo llevó a ser perseguido por sus ideales revolucionarios y obligado a emigrar a Estados Unidos en 1896, desde donde trabajó para apoyar a las fuerzas cubanas en la Guerra necesaria y para ello fundó en Tampa el Club Revolucionario.

Este cubano rellollo  tuvo que sortear muchas adversidades en el exilio, lejos de la familia primero, y más tarde junto a ellos, pero las posibilidades de trabajo eran muy limitadas y las necesidades se incrementaban cada vez más, situación que lo lleva a desarrollarse como fileteador de cajas de tabaco y lector de tabaquería, mientras la salud se lo permitía.

Una vez concluido el dominio español decide regresar a Cuba en 1899 y es cuando lo sorprende la imagen que nunca se apartó de él y lo inspiró a escribir su poema insigne “Mi bandera”, mientras arribaba por la bahía y con sumo dolor pudo ver la bandera cubana izada junto a la norteamericana en el morro.

Como matancero de pura cepa regresa a su ciudad natal y allí se envuelve en la rica vida cultural: redacta poemas que publica en diversos periódicos, ejerce como redactor, participa en concursos literarios  y es ya conocido por todos, aunque durante la segunda intervención norteamericana se retrae del mundo literario y se dedica más a la lucha política.

Pudiéramos decir sin temor a equivocarnos que Bonifacio Byrne fue un artista promotor incansable de los ideales libertarios, tuvo el privilegio de incentivar las luchas por la independencia en la Guerra Necesaria liderada por Martí, de estimular el sentimiento antiimperialista en los inicios del siglo una vez que regresa de su deportación en Estados Unidos,  y también de convertirse en precursor del antiimperialismo en esta única Revolución mientras la salud y las fuerzas lo acompañaron hasta la segunda mitad de la década del 30.

Hoy nos sigue acompañando su poema insigne cuando los tambores de la guerra suenan desesperados en la región y Cuba.

Hoy también nos dice que lo primero es la libertad, que la bandera, el himno y la Patria no son negociables y hay que entregar por ellas la vida, si fuera necesario. A ello también nos conminó el preclaro Héroe de Yaguajay, nuestro Camilo Cienfuegos, cuando se dirigía al pueblo desde el balcón del Palacio Presidencial  el 26 de Octubre de 1959 para condenar las acciones imperialistas, con el objetivo de derrocar a la naciente revolución triunfante, cuando invocó la vibrante estrofa que cierra “Mi Bandera”.

Por ello, con Byrne y con Camilo, hoy también repetimos:


Por Sergio I. Rivero Carrasco