abril 17, 2024 ¿Quienes somos?

A 69 años del canto de la Marcha del 26 de Julio al dictador Fulgencio Batista

Canto de rebeldía revolucionaria es la Marcha del 26 de julio, con el decursar de la Revolución ha servido para enaltecer la conducta patriótica de generaciones de cubanos.

El himno estuvo presente en múltiples acciones clandestinas, combates e infinitos episodios de heroísmo de la historia Patria.

Para los pineros este himno tiene una connotación especial, quizas porque en esta tierra se entonó con fuerza, y la melodía quedó atrapada entre los barrotes y cimientos del Presidio Modelo.

La historia así lo reseña cuando en una visita de Fulgencio Batista al Presidio Modelo, los Moncadistas lo entonaron con fuerza para que al tirano le fuera imposible no escucharlo.

Encabezado por Fidel Castro, los jóvenes de la Generación del Centenario, que se encontraban cumpliendo sanción en el Presidio Modelo por haber protagonizado el Asalto a los cuarteles Moncada de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, le cantaron la Marcha del 26 de Julio al dictador Fulgencio Batista el 12 de febrero de 1954, cuando pasó por los predios donde se encontraban recluidos.

El dictador había visitado el penal con el fin de inaugurar una planta eléctrica, que se había ubicado en la parte de atrás, donde se encontraban encerrados los jóvenes revolucionarios. Al tirano no le quedó más remedio que retirarse rápidamente del lugar.

A 69 años del hecho heroico el pueblo pinero vuelve a entonar la Marcha del 26 de julio, en el Presidio Modelo, hoy Monumento Nacional, retumba una vez más con la lírica enérgica del Himno de la Libertad.


Texto y Foto: Katia Álvarez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados