abril 17, 2024 ¿Quienes somos?

“A Celina, para que siempre cante entre nosotros”

Celina González fue siempre elocuente y raigal, como una fuente de la que brotaba del manantial, lozanía, gracia, amor convertidas en canción. Fue su fuente, la de la reina en que se convirtió cuando en una supuesta aparición de Santa Bárbara durante un sueño, según contó ella misma en una ocasión, le pidió la deidad representada en Changó,  y le dio la música y letra que dio pie a “Que viva Shangó”, canción que compuso junto a su esposo Reutilio, compañero también en la música.

Canción que la inmortalizaría abriéndole el camino de la música cubana, primero en La Habana y luego se convirtió por su calidad interpretativa y probada profesionalidad, en la Reina de la música campesina esa forma, junto a su entonces compañero en la vida y el arte, Reutilio Domínguez;, el dúo Celina y Reutilio alcanzó la popularidad dentro y fuera del patio.

Hoy se cumplen nueve años de su partida aquel fatídico 4 de febrero del 2015, pero ella sigue aquí junto a nosotros, en cada canción, marcando la diferencia y el color cubano en cada una. Celina es única e irrepetible, defendiendo con su arte los valores autóctonos y la influencia de las religiones africanas en la formación de la identidad nacional.

Celina con sus composiciones comenzó a revolucionar el Punto Cubano y la Guajira, al incorporar a esos géneros elementos de la herencia africana, sumamente arraigada a nuestra identidad nacional. Así, al Laúd, al Tiple y al Guayo no le volvieron a ser ajenas las sonoridades yorubas, y la música campesina y la africana se imbricaron para reforzar de una vez y para siempre las esencias de los cimientos de la cubanía.

La fuerza de los guateques campesinos, las costumbres de la vida rural, el sudor del cañaveral la acunaron desde su nacimiento, el 16 de marzo de 1928.

Sin embargo, desde muy pequeña y hasta su salida para La Habana, vivió en Santiago de Cuba. Allí el son, los ritmos orientales, las campiñas, la efervescencia revolucionaria la nutrieron hasta formarla como la más prominente cultora de la música de nuestros campos.

La obra de Celina estuvo enteramente encaminada a defender y realzar la música guajira. Supo que a ello se dedicaría cuando, aun junto a Reutilio,  visitaba los locales nocturnos de La Habana en busca de contratos de trabajo y como respuesta, solo recibía rechazos al presentarse como artistas campesinos.

Más tarde los éxitos no se detendrían, y en diversos países sería aplaudida y reclamada por el público. Sin embargo, nunca dejó Cuba, siempre volvió junto a sus raíces y a su pueblo.

Su timbre agudo, la gracia en las interpretaciones y la música la llevaron a brillar en los escenarios más reconocidos del mundo, pero fue Colombia a la que Celina consideró su segunda Patria. En esa nación logró reunir en tan solo una noche alrededor de 50 000 personas. Era reverenciada como en Cuba, presente siempre en sus composiciones.

Los paisajes de su Cuba fueron el centro de sus tonadas junto al día a día. de nuestros campos, su renovación y las nuevas oportunidades que llegaron después de enero del 59’ para los campesinos y sus familias también formaron parte de su quehacer artístico. Recreó motivos patrióticos; la Bandera de la Estrella Solitaria, la Palma Real a nuestro José Martí, y otros tantos símbolos de nuestra historia que fueron recurrentes en sus canciones.

A Celina González Zamora la recordaremos hoy a nueve años de su partida física tal como ella fue, y así ella misma lo definió:Yo soy el punto cubano que en la Manigua vivía/ cuando el mambí se batía con el machete en la mano/ con el machete en la mano/ Tengo un poder soberano que me lo dio la sabana/ de cantarle a la mañana brindándole mi saludo/ a la palma y al escudo, y a mi bandera cubana/ Ay, por eso canto a las flores y a la mañana que inspira/ Ay, le canto a Cuba querida/la tierra de mis amores (…) Aquí como en la sabana mi música espiritual/ viene del cañaveral representando al mambí/ a la tierra de Martí y a la enseña nacional.

Celina y Reutilio Jr.:El Punto Cubano Live


Por Redacción Web, con Cubahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados