noviembre 28, 2022

Amarse también en la vejez y en la enfermedad

Amar y ser amados es un derecho de todos, no importa la edad, ni las discapacidades, ni cuánto te haya maltratado la vida. Eso ya Zayda y Charles lo saben.

En el hogar de ancianos Comandante Andrés Cuevas, en La Fe, se conocieron, y el sentimiento que hoy los une, lo fueron regando en cada juego de dominó, recital de poesía, jornada de ejercicios matutinos, hasta que de retoño pasó a árbol frondoso que ya da sombra y frutos a todos los que se le arriman.

Por eso, después de un tiempo como pareja, decidieron unir sus vidas en matrimonio, para acompañarse también en la vejez y en la enfermedad hasta que la muerte los separe. Y no encontraron mejor lugar para hacerlo que este hogar que sienten como propio, donde no solo se vela por el bienestar físico de los adultos mayores, sino, además, por su felicidad. Tampoco les pareció que había mejor fecha que este primero de octubre, Día Internacional de las Personas de Edad.

A ritmo de sucu-suco, y en compañía de los trabajadores de la institución, y de los ancianos que radican en ella, decidieron los novios celebrar su unión, y demostrar que nunca es tarde para amar a plenitud, y materializar sueños y proyectos de vida.

El espacio fue propicio también para reconocer al colectivo del hogar que laboró intensamente antes, durante y después del huracán Ian, para mantener protegidos a sus ancianos y a otros que fueron evacuados allí mientras duró el meteoro.


Por: Yuliet Calaña. Fotos: Osuky Sardiña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *