enero 31, 2023

Apuntes de la primera revolución educacional en Cuba

Hoy se cumplen 61 años de que Cuba se declarara primer territorio libre de analfabetismo en América Latina. Aquí compartimos algunos apuntes históricos acerca de la primera revolución educacional en Cuba, una obra humana que no era comparable con nada anterior.

En 1961, 100 000 estudiantes convocados por Fidel fueron a los campos de Cuba a alfabetizar. De estos el mayor porciento tenía entre diez y 16 años. Eran niños y adolescentes la mayoría de los estudiantes y maestros que enseñaban a leer y a escribir. El 52 % era de sexo femenino.

Además de alfabetizar, los jóvenes maestros –muchos de los cuales se separaban por primera vez de la familia– trabajaban con los campesinos en las labores agrícolas durante el día y en la noche daban clases. Aun así, no eran suficientes para erradicar el analfabetismo.

Por ello Fidel convoca a los trabajadores del país y se incorporan 14 000, el mayor porciento va para los campos de Cuba con un doble objetivo: enseñar y trabajar con nuestras fuerzas armadas en la lucha contra bandidos.

Durante la Campaña de Alfabetización los trabajadores formaron parte de las brigadas Patria o Muerte, mientras los estudiantes integraban las brigadas Conrado Benítez, que lleva el nombre del primer maestro voluntario asesinado durante la campaña.

El 23 de enero, durante la graduación del segundo contingente de maestros voluntarios, Fidel informa del asesinato de un joven maestro voluntario: Conrado Benítez, y con voz emocionada, exclama:

«¡Después de muerto ese maestro seguirá siendo maestro! (…). Ese maestro es el mártir, cuya sangre servirá para que nosotros nos propongamos, doblemente, ganar la batalla que hemos emprendido contra el analfabetismo (…). El mártir del Año de la Educación, el mártir de los maestros».

La Campaña de Alfabetización comienza en enero de 1961, pero los primeros estudiantes-maestros llegan a las zonas rurales a partir del 3 de mayo.

En los primeros meses de aquel año se hizo un pilotaje que fue en Cayo Coco y en Playa Girón, con estudiantes que pusieron en práctica la cartilla Venceremos y el manual Alfabeticemos.

234 000 personas fueron maestros que surgieron del pueblo. Fidel lo había dicho:
«Del pueblo van a surgir los maestros que necesitamos». Unido a los 34 000 maestros que se habían graduados, fueron un total de  268 420 maestros dedicados a la Campaña de Alfabetización.

Aprendieron a leer y a escribir más de 707 200 analfabetos; en tanto solo quedaron 25 000 haitianos residentes en las zonas agrícolas de Oriente y Camagüey, quienes no dominaban el idioma español, los impedidos físicos y mentales, y las personas que, por su avanzada edad o deficiente salud fueron declarados inalfabetizables.

El 22 de diciembre Cuba se declara territorio libre de analfabetismo en un inolvidable acto en la Plaza de la Revolución ante una gran multitud de pueblo, presidida por Fidel:

Ningún momento más solemne y emocionante, ningún instante de legítimo orgullo y de gloria, como este en que cuatro siglos y medio de ignorancia han sido derrumbados. Hemos ganado una gran batalla, y hay que llamarlo así –batalla–, porque la victoria contra el analfabetismo en nuestro país se ha logrado mediante una gran batalla, con todas las reglas de una gran batalla.

Los que fueron alfabetizados en febrero del año siguiente empezaron la escuela, comenzaron nuevas tareas: la batalla por el 6to. grado, la batalla por el 9no. grado, poder estudiar y poder llegar a ser universitario. A partir del 24 de febrero de 1962 comienza la etapa del seguimiento.

La Campaña de Alfabetización no solo posibilitó reducir el analfabetismo a una mínima expresión en tan solo un año, sino también tendió un puente entre el campo y la ciudad, enalteció valores como la gratitud, la solidaridad y el internacionalismo.


Tomado de Facebook Islavision Icrt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *