febrero 1, 2023

Breve historia del puente de hierro

Este ocho de enero, el puente de hierro de Nueva Gerona sobre el río "Las Casas" arriba a los 67 años de su terminación, y es precisamente el tema que me lleva al recuerdo del valioso anecdotario de mi suegro Rafa, cuando sentado un día en la terraza de la casa sobre su minúsculo taburete, nos colmaba con la historia del hoy puente de hierro. Era como si activáramos la memoria siempre viva que él guardara en su arsenal.

Nos decía el viejo, que allá por los años 27 del siglo XIX ese puente fue en sus inicios como una especie de plataforma flotante o patana esencialmente de madera, que servía para enlazar las dos orillas del río Las Casas entre el embarcadero de Sierra de Casas, que también era conocido por “Las Guásimas” en Nueva Gerona, y el camino al poblado de Santa Fe, el cual fue una propuesta del teniente coronel y comandante militar de Isla de Pinos en aquella época, Clemente  Delgado y España.

A pesar de su utilidad como respuesta al desarrollo de algunas producciones que necesitaban ser llevadas hasta los embarcaderos para su exportación, no se construyó  hasta 1851, pero decía que ese duró poco tiempo porque en 1866 fue arrastrado por las aguas y entonces, hasta  el año 1875 continuó realizándose mediante balsas de una ladera a la otra. Su reconstrucción se tornó indispensable cuando Alejo Salas construyó el ingenio La Esperanza en las cercanías de playa Bibijagua y fue inminente la necesidad de comunicar por vía expedita esos puntos.

Puente de Madera. Tomada del muro de Facebook de Oliver Carralero.

Nuevos caminos, carreteras y puentes comenzaron a aparecer en esta época, teniendo a Gerona como centro principal. El Estado construyó la carretera entre Santa Fe y el muelle del Júcaro, de 8 kilómetros, la de Santa Fe a Nueva Gerona de 18 kilómetros; de Santa Fe a la Ceiba con 6 kilómetros, la vía de Nueva Gerona a Mc Kinley de 12 kilómetros y la de Columbia a Santa Fe de 11 kilómetros, todos sin asfaltar; todo ello motivado por la necesidad de hacer más viable la comunicación entre el extremo Este y Oeste de la capital pinera para dar respuesta a las necesidades del desarrollo socioeconómico que estaba teniendo lugar. Todo  lo  anterior dio la posibilidad de utilizar automóviles, carruajes y furgones entre ambos poblados, así como otros del territorio.

El puente de Nueva Gerona guarda una rica historia que lo hace significativo para esta Isla, porque además de su utilidad económica, de mejoría de las comunicaciones entre un extremo y otro de la ciudad y de la Isla en cuestión, sirvió como punto de reunión de los patriotas pineros, tanto del 11 de enero como  el 26 de julio de 1896 para llevar a cabo el asalto al balandro “Margarita” como en la acción independentista del levantamiento de Nueva Gerona de 1896 liderado por Bruno Hernández al que se sumó un nutrido grupo de valerosos jóvenes con marcado sentimiento libertario.

Puente de Hierro. Tomada del Blog “Canarreo” de Ramón Leyva.

Ya en pleno Siglo XX, como consecuencia del desarrollo de la de la actividad económica, la presencia de norteamericanos en la Isla con sus producciones variadas para la exportación hacia ese país, en pleno gobierno de Fulgencio Batista, estableció la Zona Franca y Turística de Isla de Pinos y fue entonces que la construcción del nuevo puente constituyó parte del proyecto que demandaba una vía de comunicación más expedita, garantizar el resguardo de embarcaciones que salían por el puerto principal en Nueva Gerona.

Fue entonces que el puente-balsa de madera se sustituyó por ese puente de hierro y concreto con una báscula, que fue culminada su construcción el 8 de enero de 1956 con la participación de constructores pineros dirigidos por el ingeniero cubano José Ramón Gómez, quien fue el proyectista principal y la maquinaria para subir y bajar el puente se construyó fuera del país.

Durante estos 67 años posteriores a su terminación, ha recibido múltiples reparaciones para alargar su vida útil como vía esencial para la comunicación entre el extremo Oeste con la zona Este de Nueva Gerona, y con una parte de los poblados de la Isla, aunque ya no conserva la función mecánica que tenía la báscula.

El viejo Rafa disfrutaba de las memorias sobre la Isla y sus curiosidades, pero lo más importante según él, era que sentía satisfacción por aportarles nuevos conocimientos a las personas para que los hicieran amar más a este terruño. Por fortuna para los pineros, el realizador audiovisual Francisco Leyva Ferrer en la serie televisiva “Tesoros de mi Isla”, dejó plasmado en un capítulo dedicado al Río “Las Casas” como principal afluente de la Isla, la relación existente entre el Río, el puente que une ambas riberas, y el buque “El Pinero”, el cual por su importancia y belleza, les entrego a continuación:


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *