junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

Breve historia digna de ser contada: El Himno Nacional

Nos comenta un amigo que en estos tiempos de cierre del curso escolar le han permitido participar más cercano en la educación de sus  nietos, porque a pesar de las clases y el estudio individual que concienzudamente realizan cada día, siempre hace falta contar con la experiencia, las vivencias suyas como abuelo, siempre dispuesto al intercambio y la superación, principalmente dirigida a las aristas que por lógica no dan tiempo tratar en clases y sí ayudan a afianzar el conocimiento con nuevas historias adornadas con un poquito de ficción, tratando de elevar el valor del héroe. Esa es su experiencia Durante el último intercambio ellos lograron esclarecer sus dudas acerca de cuándo se había cantado por primera vez el Himno Nacional Cubano, porque lo confundían con lo ocurrido el 20 de octubre de 1868 en Bayamo, el cual fue cierto, pero su orquestación y la interpretación de su música tuvo antecedentes.

Ni corto ni perezoso aprovechó la duda y con mucha calma les contó: La música de nuestro Himno Nacional, compuesta por Perucho Figueredo en la madrugada del 13 al 14 de agosto de 1867, y orquestada por el maestro Manuel Muñoz Cedeño, fue interpretada por primera vez en público el 11 de junio de 1868 en la Iglesia Mayor de Bayamo, durante un solemne Te Deum con motivo de las festividades del Corpus Christi, y ante la presencia de altas personalidades del gobierno colonial español, presididos por el Gobernador Militar de la Plaza, coronel Julián Udaeta. Se dice que la marcha fue ejecutada dentro de la iglesia, bajo la intensa emoción patriótica de los revolucionarios, que también salieron detrás de la banda en procesión, escuchando aquellas emotivas notas.

Este hecho, como ya se ha explicado provocó un conflicto porque el coronel Udaeta comprendió de inmediato que se trataba de un himno guerrero, y esa misma noche mandó a buscar al maestro Muñoz Cedeño, que había instrumentado la marcha y era el director de la banda, quien cumpliendo las instrucciones impartidas por Perucho Figueredo, explicó al militar español que él se había dedicado solo a ejecutar la música que le había sido entregada.

Udaeta, inconforme con las explicaciones, se siente engañado, por lo que llamó a Figueredo para hacerle la misma acusación que ya había hecho a Muñoz, a lo que Figueredo responde: "Señor Gobernador, no me equivoco al asegurar, como aseguro, que no es usted músico. Por lo tanto, nada lo autoriza a usted para decirme que ese es un canto patriota". A tamaña respuesta el Gobernador Udaeta, le  responde: “Figueredo, dice usted bien; no soy músico, pero tenga la seguridad de que no me engañó. Puede usted retirarse con esa certidumbre".

Nos cuenta el amigo, que sus nietos con una sonrisa en los labios, le agradecieron esa parte de la historia que no conocían y ahora la pueden explicar a sus amigos en la escuela para que también tengan más conocimientos, porque ese detalle es poco tratado en clases y muchas personas creen que el Himno Nacional cubano apareció por primera vez el 20 de octubre de 1868, y en realidad en esa fecha fue que se cantó en público como un símbolo de libertad, y en realidad manifestaron que para ellos, es un canto de guerra, un llamado a la libertad y un canto de victoria.

Y como colofón del encuentro, dice mi amigo que le mostró a sus nietos un material audiovisual animado que cuenta la historia.

Historia Himno Cubano


Por Redacción Web

Fotos Tomadas de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *