abril 14, 2024 ¿Quienes somos?

“Cubanos con muchos rostros”

Son todos cubanos y llevan en sí el honor de ser uno, varios o muchos a la vez; lo importante es que cada una o uno, lleva en sí el decoro, el altruismo y la vocación de servicio a la Patria de muchos.


La misión es defender a la revolución y al pueblo de las agresiones y maniobras del enemigo, y así ha sido desde la manigua redentora, la guerrilla y las ciudades, las casas, centros de trabajo, escuelas, hospitales y hasta en los mares.

Están en todas partes. La Guerra de Liberación ha sido un ejemplo de ello al contar con la acción de la inteligencia y contrainteligencia mediante el Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde (DIER) y el Departamento de información e Inteligencia de las FAR (DIFAR), que al fundirse estratégicamente el día 26 de marzo de 1959, dan origen a los Órganos de la Seguridad del Estado en Cuba (OSE).

Los Órganos de la Seguridad del Estado, fueron creados el 26 de marzo de 1959, por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Durante 65 años los hombres y mujeres que integran esa fuerza del Ministerio del Interior han patentizado el sacrificio y desvelo con más coraje e inteligencia que recursos, han derrotado todas las agresiones y la vil obsesión del gobierno de Estados Unidos por derrotar la Revolución Cubana.

Son esos que desde inicios de la Revolución el pueblo y hasta nuestros enemigos identifican como el G-2, que desarrolló una amplia acción de contrainteligencia con el propósito de penetrar las organizaciones contrarrevolucionarias que, financiadas y reclutadas por el gobierno de Estados Unidos y organizaciones de extrema derecha radicadas en Miami, planeaban y realizaban sabotajes, asesinatos, quema de cañaverales e industrias, y levantaban con ello un ambiente hostil en la población cubana.

No es hasta el seis de junio de 1961, al ser creado el Ministerio del Interior (MININT), que el G-2 recibe el nuevo nombre de Departamento de Seguridad del Estado (DSE) que lo identifica hoy.

Miles de mujeres y hombres llevan en su frente la estrella de ese sagrado deber, arropan en sus corazones el amor a la familia, al barrio, a su terruño, muchas veces desde la distancia en total anonimato. El silencio con familiares y amigos, la aparente fachada de un contrarrevolucionario convencido entre compañeros que un día los veían de otro modo, es un acto de amor inigualable a la Paria con un elevado precio.

Hoy hacemos un alto en el camino, miramos a nuestros lados, y junto a nosotros pueden andar muchos coterráneos que podrían llamarse Idania, René, Serpa, Gerardo, Raúl, Abel, Antonio, Carmen, Randolf, Ortega, Carlos o Mayda…., conocidos o no, pero en ellos late un gigante corazón, una valentía inigualable junto a una sencillez y humildad suprema.

Así son los grandes hombres en el sentido genérico de la palabra, así son los heroicos combatientes del Ministerio del Interior que un día de su vida decidieron apostar por la salvaguarda del pueblo cubano y su Revolución, desde las filas de la Seguridad del Estado, integrantes de esa grandiosa estirpe de los cubanos que guardan en sí muchos rostros. 

La seguridad del Estado, más de seis décadas salvaguardando las conquistas y la vida del pueblo de Cuba.


Por Redacción Web

Fotos tomadas de la Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *