junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

El árbol del amor que da frutos en la jungla de Jones.

Bautizado como el árbol del amor,
el curioso engendro de la naturaleza
da mangos en forma de anacahuita en
la Jungla de Jones, Isla de la Juventud.

En la Isla de la Juventud, a unos 17 kilómetros de Nueva Gerona, en un sitio conocido como La Jungla dos troncos con idéntico vigor se abrazan desde la raíz para en cada verano proporcionar míticos frutos.

Bautizado como el árbol del amor, el curioso engendro de la naturaleza que da mangos en forma de anacahuita, es centro de un singular ritual, donde son bendecidos quienes luego de depositar una moneda a la sombra de la floresta bordean la planta en busca de un deseo.

Ese también es el preámbulo de un sendero que conduce a la pasión confesa de los esposos Harry y Hellen Jones por la diversidad biológica.
Ellos, de origen estadounidense, se establecieron en 1902 en esta parte del suelo cubano para hacer crecer uno de los parajes más exóticos de la ínsula, donde se alberga casi una veintena de aves entre las cuales predominan el zorzal, la cotorra y el zunzuncito.


Aquí confluyen plantas traídas de diferentes partes del mundo, a tenor de un proyecto en coordinación con el departamento de la agricultura de los EE.UU. que por ese entonces tuvo entre sus propósitos estudiar la adaptabilidad de esas especies al clima tropical.


Así, el que constituyó el segundo jardín botánico de Cuba después del de Cienfuegos (1901), a partir de la década del 30 del pasado siglo reverdeció y se convirtió en destino turístico de salud para quienes necesitaron descansar o eliminar el estrés bajo la yamagua, el cacao o el ocuje.

Hellen enviudó en 1938 y tocada por el misticismo tuvo como incondicional compañía desde ese momento un majá de Santamaría, que le agregó fama al paraje.

La anciana murió de forma violenta 22 años después y con ella los encantos del bosque, al que hoy Tomás Betancourt López, Jefe de la actual Finca Forestal junto a su familia, ha hecho revivir, al inmortalizar la leyenda del ya vetusto árbol del amor, donde se perpetúa la pasión de Hellen y Harry.

Nota de la edición en la web. Proponemos que este trabajo constituya un antecedente pinero a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente a celebrarse mañana. El cuidado y conservación de esta Área Ecológica, su cuidado y conservación, así como su enriquecimiento como una joya natural que dignifica la biodiversidad, será siempre una tarea de la #GeneraciónRenovación que lo hará perdurar.

Jungla de Jones, su historia


Texto y fotos: Tomados del Portal del Ciudadano Isla de la Juventud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *