febrero 1, 2023

El City elimina a Liverpool de la Carabao Cup

Las alineaciones de ambos combinaron jugadores jóvenes con los titulares que regresaron del Mundial o que no lo disputaron. Foto: Oli Scarff/ AFP.

En el regreso del fútbol de clubes, el Manchester City ganó 3-2 al Liverpool en los octavos de final de la Carabao Cup (la Copa de la Liga inglesa).

En el primer gran partido pos-Mundial, los sky blues y los reds, que salieron al césped del Etihad como los campeones vigentes, jugaron un fútbol intenso y muy ofensivo, una característica común en los enfrentamientos de los dos clubes más competitivos de la Premier en los últimos años.

Las alineaciones de ambos combinaron jugadores jóvenes con los titulares que regresaron del Mundial o que no lo disputaron.

Haaland, que no asistió a Catar, abrió la lata en el 10. Kevin De Bruyne, solo, centró con gran precisión desde la banda izquierda. El noruego, todo un killer en el área, nunca estuvo bien marcado en esa acción; se adelantó a un defensa red, dio un pequeño salto y remató con la zurda.

El Liverpool reaccionó poco después. En el 20, Fabio Carvalho recibió sin marca en el centro del área un pase de Milner y empujó un balón bien colocado y a ras del césped a la derecha del portero citizen. El gol fue la culminación de una gran jugada de equipo: los reds tocaron muy bien el balón, durmieron el juego, retrasaron y encontraron los espacios.

Los equipos llegaron al descanso empatados. En la segunda mitad, minuto 47, Riyad Mahrez, exjugador del Leicester campeón de la Premier, rompió el empate. Se desmarcó y recibió un balón elevado de Rodri. El 26 se perfiló hacia la zurda y cruzó su disparo.

La ventaja duró poco. Mohamed Salah anotó tres minutos después. Un gran pase adelantado para Darwin Núñez, que corrió por la banda izquierda hasta el área, atrajo marcas y asistió al egipcio, que definió casi a puerta vacía y sin dificultad.

Nathan Aké, el defensa holandés hizo el tanto que eliminó al equipo de Klopp. Otro centro fantástico de De Bruyne desde el borde del área. Aké se internó solo, sin marcajes, en el área red. No tuvo que saltar mucho para sorprender con su cabezazo a la defensa rival.

El Liverpool lo intentó, pero el equipo de Pep supo defender bien la ventaja. En el 83, De Bruyne estuvo cerca de marcar el cuarto, pero Fabinho lo impidió.


Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *