abril 25, 2024 ¿Quienes somos?

El primer faro que guió en el Caribe

Hoyel faro de Carapachibey es el más alto de Cuba y América Latina, pero él también tiene su historia que juntos, ustedes y nosotros, vamos a descubrir.

En los documentos escritos acerca de la historia de este emblemático faro del sur pinero  se precisa que está ubicado a unos 90 kilómetros de Nueva Gerona, cerca del poblado de Cocodrilo y del Parque Nacional Marino Punta Francés, se precisa en ellos como antecedentes, que en el año 1913 fue construida una torre de hierro que soportó los embates del tiempo y de hecho se convirtió en el primer faro que guió a los barcos por los mares del Caribe al Sur de Cuba.

Fue así hasta que la furia de los huracanes la derribó y se hizo necesario realizarle varias restauraciones en los años siguientes: la primera de estas se remonta a 1944 cuando el ciclón ocurrido ese mismo año lo desbastó.

Hubo que esperar cinco años, allá por 1949, para realizarle algunas nuevas transformaciones conceptuales en su funcionamiento y alcance, así como en su estructura; fue entonces que volvió a renacer, ahora cilíndrica y de hormigón, más vigorosa, pintada a rayas blancas y rojas alcanzando unos 27 metros de altura y bombillas incandescentes.

Dadas las exigencias propias de la seguridad en la navegación caribeña, se decidió casi décadas después, cuando a partir de 1981 se le realizaron diferentes labores en la construcción del nuevo faro, también de hormigón, acciones que se extendieron hasta su inauguración el 11 de marzo de 1983 con poco más del doble de altura. 

En un trabajo publicado en el 2019 por la estudiante de periodismo Aylet Morales Carmona en el blog “Isla Al Sur”, se expresa que: “Su estructura consta de en una torre circular de hormigón, con un diámetro de seis metros y 280 escalones que conducen a su punto más elevado. En la parte superior, tiene una farola de lámparas de alógeno que emiten luz cada 7.5 segundos, divisa hasta 17 millas y media, pero algunas investigaciones demuestran que puede llegar a captar hasta 28 o 30 millas.

En el 2008 el huracán Gustav lo destruyó considerablemente y no fue hasta el año 2010 que se reconstruyó, siendo necesario acometer un nuevo mantenimiento de la instalación, que según se plantea por la fuente citada “…la remodelación tuvo una duración de cinco meses. Le pusimos baranda a la escalera, realizamos trabajos de albañilería, nuevas instalaciones eléctricas, cambiamos cristales, reparamos el techo y tuvimos que hacer una cúpula nueva y más moderna”.

Un valor agregado a este gigante del Sur Pinero es que en ese lugar donde se ubica el faro, hubo asentamiento aborigen y se han encontrado elementos antiguos, motivos por los cuales es considerado patrimonio cultural y un sitio arqueológico, según información propiciada por la especialista de la propia Oficina de Sitios y Monumentos del municipio, Beatriz Gil Sarda, en aquellos momentos.

Hemos llegado hasta aquí, en breve recorrido por la historia del Faro de Carapachibey desde su primera concepción hasta aquí, el cual ha servido como guía indiscutible a los navegantes de las aguas del sur caribeño con la potente luz que hora brota de su farola de lámparas de alógeno en las noches. Aquel viejo faro construido en 1913 ya es otro, ha rejuvenecido tras soportar múltiples embates de los vientos huracanados que lo azotaron en esta casi una centuria transcurrida.


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Fotos tomadas del Blog “Carapachibey” de Ramón Leyva Morales, y del Portal del Ciudadano de la Isla de la Juventud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *