junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

Ellos son imprescindibles

Son los campesinos cubanos imprescindibles para la garantía alimentaria del pueblo cubano, son  ellos los trabajadores más nobles, herederos de una estirpe laboriosa y redentora, agradecida e insurrecta, discordante con el odio, la explotación y el maltrato.

Precisamente por enfrentar esos males que señoreaban en los campos de Cuba en la seudorrepública, es que el campesino Niceto Pérez García fue baleado por la guardia rural en su propia finca, un día como hoy de 1946.

Todo su activismo como líder campesino motivó que fuera ajusticiado por la guardia rural. El crimen cometido no amedrentó a sus compañeros, por el contrario, encendió la indignación y, en masa, ocuparon varias calles de la ciudad de Guantánamo junto a los obreros citadinos en una sentida manifestación de duelo y de repulsa por el asesinato de Niceto, quien sería desde ese momento y para siempre el héroe del campesinado cubano.

El reconocimiento y reivindicación de este sector se hizo realidad a pocos meses del triunfo definitivo, cuando el 17 de mayo de 1959 en La Plata, Sierra Maestra, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz firmó la Primera Ley de Reforma Agraria, cumpliendo lo prometido en el Programa del Moncada de entregar la tierra a sus verdaderos dueños.

Otro 17 de mayo, pero de 1961, se constituyó la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (Anap), organización que agrupa a los campesinos y representa sus intereses en lo económico, político y social y que celebra ya 61 años de vida.

Los campesinos en la Isla de la Juventud aseguran en un alto por ciento la alimentación del pueblo, de ahí su incalculable importancia en el logro de la soberanía alimentaria y nutricional del territorio.

En diferentes frentes se avanza en la siembra e incrementan las cosechas y ventas de productos a la población en ferias y placitas, y aunque aún es insuficiente para la satisfacción de las demandas alimenticias de los pineros, se aprecian significativos avances como los alcanzados en la última contienda de la papa, con altos rendimientos, el aseguramiento de la semilla ecológica para la próxima campaña, y la ampliación de las entregas a la población.

Los campesinos pineros festejan su día, llegue a ellos este 17 de mayo, y todos los días, el más justo reconocimiento por su tan noble y agotadora labor de sacarle a la tierra todo lo que ella tributa cuando se trabaja con ahínco y amor. A Niceto Pérez García, héroe del decoro, el más alto reconocimiento y estima por su entrega en bien del campesinado cubano, y cuyo nombre se inscribe con honor en el martirologio de la Patria.

Niceto Pérez, un símbolo del campesinado cubano


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Fotos tomadas de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *