abril 12, 2024 ¿Quienes somos?

¿¡Inocente!?

Una buena broma a ustedes que me leen sería que hoy, Día de los Inocentes, dieran un clic sobre el titular que da acceso a este trabajo en la portada y encontraran la página en blanco; pero como soy un redactor serio, no puedo engañar así a las personas que comúnmente acceden a los post que publico.

Pero… ¿se ha tomado Usted interés por conocer por qué cada 28 de diciembre se celebra este día?

Aunque en realidad no se sabe con exactitud su inicio, los rezos y la liturgia que se realiza ese día en las Iglesias católicas aparecen en el Sacramento Gregoriano, cuya recopilación fue realizada a finales del Siglo VIII Antes de Nuestra Era (ANE), y su origen tiene un basamento religioso cristiano, cuando para esa fecha  el profeta Miqueas habría anunciado la llegada del "rey de los judíos" que nacería en Belén.

Día de los Inocentes/ ¿Por qué se celebra y cuál es su origen?/Ha historia de las bromas.

Cuentan que supuestamente ese fue el motivo por el cual el Rey Herodes pidió a los Reyes Magos del Oriente que le indicaran el lugar donde nacería el Mesías, sin embargo, esto no sucedió; pero al conocerse que había nacido el Cristo, éste se sintió traicionado y, tratando de evitar que el futuro usurpador creciera, decidió matar a todos los bebés menores de dos años, pero el niño Jesús logró salvarse, porque sus padres habían huido a tiempo, entonces se considera que el Rey Herodes fue el primer inocente, el primer engañado que creyó.

Por esas razones muchos investigadores dudan de la veracidad de esos hechos argumentando la imprecisión de las fechas, también alegan que la matanza solo se menciona en uno de los evangelios y no en el resto, además, que el hecho no se nombra en otros textos de la época y que para la fecha había muy pocos niños en Belén, entre otros argumentos; es por ello que algunos consideran que esta historia es un mito, una leyenda o una exageración, mientras que otros lo ven como una malinterpretación de otro suceso diferente, pero la verdad es que ella también se ha asociado a otra celebración, también nacida en la Iglesia y que era practicada por los sacerdotes jóvenes.

La citada celebración fue la llamada “Fiesta de los locos”, la cual era celebrada como ya expliqué, por clérigos jóvenes durante algún día entre Navidad y Reyes durante la Edad Media.  Se dice que eran fiestas muy carnavalescas, burlonas e irreverentes, en las que los muchachos jugaban, bebían, comían en los altares, entonaban canciones sarcásticas y hasta obscenas, hacían castigos graciosos, se disfrazaban e imitaban a los sacerdotes; también escogían entre ellos al Obispo o Papa de los locos, se colocaban las indumentarias al revés y hacían procesiones hacia atrás, entre otras múltiples cosas.

Se ha explicado además, que esta fiesta constituía una forma de expresar sus inconformidades  con la situación que se vivía hacia el interior de las iglesias y protestaban por medio de la burla, la situación que vivían dentro de las iglesias. Estas fiestas estuvieron presente en varios países como Alemania, Francia, Inglaterra y España hasta el siglo XVI. Y aún hoy se hacen algunos desfiles y pasacalles.

Fue así que se decidió realizar esta celebración cada 28 de diciembre y se celebra  desde entonces el Día de los Inocentes. Tanto en Hispanoamérica como en España, se acostumbra a utilizar bromas entre amigos, familiares o vecinos, que tienen como fin engañar a las personas y hacerles ver que han caído en ellas por inocentes. Es por ello que durante este día es común ofrecer una información falsa a otra persona, colocar un papel con figura o texto jocoso en la espalda de algún amigo, pegar una moneda en el piso para el que intente recogerla no pueda, hacer llamadas falsas a los amigos, o sencillamente enviar mensajes de texto falsos o con un contenido exagerado.

Es un día de diversión que contribuye a multiplicar la comunicación entre los seres humanos pasando un buen rato y después esclarecer con la verdad y entre alegrías y risas decirse los unos a los otros: “Caíste por inocente”, “Te engañaron por inocente” o sencillamente en coro cerrado gritarle a un amigo engañado: ¡Inocente!

Todo lo escrito hasta aquí es una gran mentira. Si Usted puede, demuéstreme que no lo he engañado y por tanto, no es ¡Inocente!

DÍA de los INOCENTES: Las MEJORES BROMAS | Draw My Life


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *