mayo 22, 2024 ¿Quienes somos?

Isla de la Juventud: Mitos y realidades

La muerte de Helen Rodman Jones.

Jungla de Jones

Nuestra ínsula tiene una extraordinaria historia desbordada de acontecimientos, que muchas veces se pierden en la penumbra de la realidad y la fantasía, lo cual genera una rica tradición de leyendas que nos hacen inigualable. Alguien afirmó en una ocasión que la leyenda es la poesía de la historia, pues adorna y enriquece la realidad, que trasciende de generación en generación hasta llegar a nuestros días. Hoy hablaré de hechos que transcurrieron en nuestra Isla, que se continúan narrando de una forma alejada a la verdad histórica. Empezaremos con la muerte de Helen Rodman que junto a su esposo Harry Jones fundó el jardín botánico, conocido como la Jungla de Jones.

¿Helen fue asesinada por presos fugados del Presidio Modelo?

Helen R. Jones como guía del jardín botánico de la Jungla de Jones.

Hasta nuestros días se repite por todos los medios que fue asesinada por estos presos, pero las evidencias señalan lo contrario y trataré de brindarle todos los detalles.

El 26 de enero de 1960 el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Isla de Pinos instruye la causa No. 15 de ese año por un delito Culposo de Homicidios e Incendio, ya que el ciudadano Edward Walter, vecino de Los Almácigos, se presenta a las 2.30 de la madrugada ante el Cuartel de la Policía Rural de Santa Fe y declara que a eso de las 2 de la madrugada “le despertó la claridad del incendio” que destruía  la vivienda de la ciudadana estadounidense Helen Rodman Jones en la finca  conocida como La Jungla de Jones, a unos 300 metros de la casa del declarante.

Expediente del proceso judicial No. 15 de 1960 seguido por el incendio y muerte de Helen Jones.

Un grupo de vecinos trataron de apagar el incendio, pero ya era tarde, pues las llamas consumieron ferozmente aquella casa de madera y techo de guano que se convirtió en cenizas rápidamente.

Walter señala que ayudaba a Helen en la finca y que ella “acostumbraba poner cerca de la cama una hornilla de carbón para que le diera calor (…)”. Según mi experiencia, pues yo llegué a la Isla a finales de 1968, el invierno en aquellos años era bastante crudo por lo que  teníamos que abrigarnos muy bien y en el caso que abordamos, recuérdese que el hecho ocurrió en enero de 1960 y era lógico que Helen para contrarrestar el intenso frío, recurriera a este método durante la jornada invernal.

En la mañana se presentan las autoridades judiciales en el lugar e hicieron un minucioso examen de los aún humeantes restos de la residencia que acababa de ser pasto de las llamas, confirmando que el incendio comenzó aproximadamente a las 12 de la noche y que cerca del portal aparecieron “huesos calcinados en pequeña cantidad”, que podían pertenecer al parecer a Helen “quien debió salir de su cama tratando de salvar su vida saliendo del incendio”, lo que no consigue y muere quemada “muy cerca de la puerta de salida”. El incendio se originó en el interior de la vivienda, donde “aparece un quinqué de luz brillante como a cinco metros del lugar donde aparecieron los huesos calcinados; y a la misma distancia aproximadamente, aparece un tanque o depósito de luz brillante (…) que aparece explotado, pudiendo suponerse que el fuego se iniciara al caer el quinqué e incendiarse el tanque de referencia(…)

Helen y Harry Jones atienden a visitantes del lugar.

Entre las cenizas del hogar que habitara la anciana de alrededor de 88 años de edad, Helen Rodman Jones, se encontró un revolver cañón corto, calibre 32, un cierre de metal de cartera de señora, un dedal, dos anillos, tres pedazos de cadena para el cuello, una pieza de plata de 20 centavos, tres piezas de níquel de 5 centavos, una pieza de níquel de 2 centavos, una pieza de níquel de 1 centavo y una moneda americana de 10 centavos.

Página donde la policía da los resultados de las investigaciones.

Después de largas pesquisas, que incluyó a Joseph M. Elías, que residía en La Habana y era el dueño de los terrenos de la Jungla de Jones, - el que nunca se presentó ni fue encontrado, la Policía Nacional Revolucionaria, cerraba el caso el 3 de enero de 1961 concluyendo que de acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo se había podido conocer que el 26 de enero de 1960 se produjo un incendio en la casa propiedad de la señora Helen Rodman Jones en el cual pereció quemada  “ (…) no pudiéndose precisar como se originó el siniestro (…)”.

Pero el informe final agregaba que entre las versiones de los vecinos de la fallecida está  “que dicha señora debido a que vivía sola y apenas podía valerse por si misma, ponía cerca de la cama una hornilla de carbón al parecer para recibir el calor que producía la misma, estimándose que una chispa causara el fatal siniestro (…)”, deduciéndose “que el incendio fue puramente casual (…)”

 Aunque el expediente abierto sobre este incidente se canceló por los motivos antes expuestos, es posible que al abrirse por un delito Culposo de Homicidios e Incendio, llevara a pensar de que se cometió un asesinato y un fuego para ocultarlo, sumándole que en aquellos años se registró, según las causas judiciales revisadas, varias fugas de prisioneros del Presidio Modelo, hecho que avivaría muchas ideas alrededor del suceso.

Mi criterio coincide con las conclusiones de la investigación policial, debido a la costumbre de la señora Helen de tener esa hornilla de carbón encendida cerca de su cama para calentarse durante las noches  invernales y mantener a escasas distancia un depósito lleno de un combustible. Súmele a esto las malas condiciones de la casucha de madera y guano donde vivía, más la edad de Helen (88 años) con todos los achaques físicos y mentales que arrastra, que la limitaban para su buen desenvolvimiento. Todo ello estaba destinado a que se desencadenara la tragedia, pues las condiciones estaban creadas para que al menor descuido una chispa desencadenara un fuego que arrasaría con aquellas endebles estructuras y acabara con la valiosa vida de Helen Rodman Jones, creadora junto a sus esposo Harry del primer y único jardín botánico de la Isla de la Juventud – “La Jungla de Jones”- y la más consagrada guía turística del lugar donde atendió a miles de visitantes durante su vida.

Tumba donde descansan los restos mortales de Helen Rodman Jones, en el cementerio americano de Columbia, Isla de la Juventud.

Hoy día, persiste la leyenda, a pesar de los resultados de las investigaciones judiciales, pero resulta significativo que ningún testigo del desastre hizo la menor alusión de la presencia o sospecha de que presos fugados de la prisión hubieran merodeado por el lugar o cerca de él.

 De todas formas, saque usted sus propias conclusiones…

Jungla de Jones en la actualidad.

Por: Lic. Guillermo F. Maquintoche Vázquez.

 Fotos: archivo personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *