enero 30, 2023

La Isla desconocida

Éste es un paraíso tropical: Un paraíso lleno de sorpresas, porque más allá de ciudades y poblados vive una isla misteriosa y salvaje, habitada por multitudes  de especies animales, que solo se encuentran en sitios privilegiados del archipiélago cubano.

Cada una de esas singulares criaturas es un  ejemplo de cómo algunos triunfan frente a las adversidades. Pero… ¿Cómo llegaron hasta aquí? y…¿Cómo han sobrevivido? Esta Isla oculta misterios para la ciencia que apenas están empezando a desvelarse.

Es una historia que se remonta muchísimo en el tiempo, más allá de la época de los primeros asentamientos humanos. Es una historia de fuerzas titánicas y de corrientes oceánicas, de fuertes tormentas y de una naturaleza  pujante y excepcional. La parte conocida comienza en 1494, cuando el Gran Almirante la descubrió en su segundo viaje al nuevo mundo y  entonces llamó Evangelista a una isla  vibrante y enigmática.

Pero más allá de lo dicho y escrito sobre ella , hay un mundo casi ignoto con una naturaleza fascinante y la misma riqueza cromática que 500 años atrás.

Podemos ver parte de esa naturaleza, vivita y coleando, en las aguas tropicales que nos rodean. Los cuatro grandes arrecifes que bordean parte del litoral pinero están abarrotados de peces, pudiendo presumir de ser los mejores del Caribe. Eso se lo deben, en buena parte a las leyes de protección vigentes, porque desde hace más de medio siglo estos mares apenas han sufrido el flagelo de la sobrepesca.

El aspecto actual de esos arrecifes no dista mucho del que tenían hace miles de años, aunque ahora como antes, sigue habiendo depredadores en busca de una oportunidad. Pero el más temido de todos es, sin duda alguna, el tiburón de arrecife. Cuando sale de caza ningún pez está a salvo.

Los mares que nos rodean son espectaculares por la transparencia y la abundancia de vida, pero en los arrecifes, esas grandes estructuras coralinas,  resultado de milenios de paciente construcción calcárea, se levantan como pétreas murallas que llenan de vida los mares pineros.

 No es un mar rico en nutrientes, pero al amparo de los corales la vida se multiplica en una explosión de biodiversidad y la cadena alimenticia se hace cada vez más compleja por los  millares de formas vivas distintas que allí se desarrollan, desde los frágiles invertebrados hasta los peces más evolucionados y complejos. En este mundo calcáreo, cada uno ocupa un nicho determinado  y su posición influye de alguna manera en el resto de la comunidad.

No es fácil encontrar alimento en el mundo del Arrecife, por eso cada uno debe especializarse  si quiere sobrevivir, aún cuando garantizar la pitanza sea a costa de exponerse al peligro. Así es el ciclo de la vida en este mundo submarino, que se repite desde el principio de los tiempos en una de las tantas obras maestras  que la naturaleza ha creado por estos rumbos.


Por: Linet Gordillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *