noviembre 28, 2022

Liga Élite: ¿de pelota o de peloteo?

En la Mesa Redonda del 29 de septiembre, dedicada a la Liga Élite del Béisbol Cubano, el comisionado nacional de esta disciplina y presidente de su Federación en Cuba, Juan Reinaldo Pérez Pardo, declaró que todo estaba listo para iniciar el torneo el sábado 8 de octubre, incluidos los uniformes, por los cuales le preguntó, específicamente, el moderador del espacio Randy Alonso.

En la madrugada del viernes 7 de octubre, la Comisión Nacional emitió una nota anunciando el aplazamiento del campeonato, debido a dificultades con el arribo al país de los uniformes.

¿Qué justifica esta mentira en un espacio televisivo de tanta audiencia? Absolutamente nada. Porque en medio de la situación que vivió y vive Cuba con el paso del huracán Ian, que dejó daños considerables también en estadios del país como el Capitán San Luis, por ejemplo, que era casa club del equipo Tabacaleros, todos íbamos a comprender si se suspendía el torneo o si, desde el primer momento, se informaba que no estaban los uniformes en el país o que llegaron incompletos como se explicó después.

Así quedó el estadio Capitán San Luis tras el paso de Ian. Foto: Ernesto Amaya Esquivel

Pero si hasta aquí le parece que se hicieron algunas cosas mal, les digo que este juego, más que de pelota de peloteo, y donde va perdiendo nuestro béisbol, se fue a extrainnings, pues la Comisión Nacional organizó una conferencia de prensa para explicar la situación de los vestuarios, donde no fueron invitados los periodistas que criticaron en sus redes la situación expuesta anteriormente.

Otro punto negativo para una liga que ya se había ganado las sospechas de los aficionados cuando no se respetó su criterio para elegir los nombres de los equipos mediante una encuesta popular, convocada por la propia Federación, y las explicaciones dadas entonces fueron iguales de tibias que las de ahora.

Uniformes de los seis equipos participantes en la Liga Élite

Flaco favor le hacen a nuestro pasatiempo nacional quienes a la ya insostenible fuga de atletas, a los planes de entrenamientos obsoletos, a la escases de implementos y al mal estado de los terrenos para desarrollar la disciplina en la base, por solo citar tres lastres del béisbol cubano hoy, añaden con actitudes como esta irrespeto a atletas, entrenadores, aficionados y periodistas.

A estas alturas del partido ya sé lo que está pensando, porque solo de pelota no vive el hombre y el béisbol, ya lo dice la canción de Buena Fe, se parece mucho a la vida, y es que fuera del ámbito deportivo sobran también los ejemplos de este tipo donde se conjugan: ineficiencia, morosidad, falta de transparencia y directivos que mienten impunemente.

Mucho camino tendrá que desbrosar en este último aspecto la naciente Ley de Comunicación cubana, y también la Comisión Nacional de Béisbol para componer su credibilidad, hoy hecha añicos.

Quizás el primer paso ha sido convocar a otra conferencia de prensa, a la que esta vez sí fueron invitados todos los periodistas, y donde Pérez Pardo reconoció el error de no haber tocado con las manos los uniformes antes de dar la información, un gesto que muchos podríamos catalogar de valiente, aunque en realidad es más poco frecuente que valiente. Eso sí, el federativo dijo que lo de excluir a la prensa no había sido culpa de ellos, pero tampoco aclaró de quién fue.

Ya usted ve, el juego de pelota aún no tiene fecha de inicio, pero este del peloteo, no se acaba hasta que se acaba.


Por: Yuliet Calaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *