abril 15, 2024 ¿Quienes somos?

Meloneando a la pinera

El melón de agua, melón colorado o sandía, como le llaman en algunos países, no era fruta conocida por estos rumbos y el gusto por su sabrosos y refrescante pulpa se la debemos a los japoneses afincados aquí desde los primeros años del siglo pasado.

Si bien la foto sonriente de Mosaku Harada, patriarca de la colonia nipona en la Isla de Pinos por muchos años, con una tajada descomunal de melón a medio comer y que va desde sus rodillas hasta su cabeza, marca la victoria de un cultivo gracias al trabajo persistente de sus cultores, en materia de mercado, los potenciales compradores fueron cautos al principio.

Los labradores japoneses habían logrado una variedad de melón que crecía muy bien en terrenos arenosos, como los que se extienden en las proximidades del río Júcaro.

Si bien Motoyoshi  Yamanashi fue el primer japonés en cultivar melón en la Isla de Pinos, Harada perfeccionó sus técnicas y llevó el cultivo a otro nivel.

Los pineros, que ignoraban las delicias de esa fruta, se mostraban escépticos ante el producto. Pero los japoneses, con esa ancestral sabiduría asiática y la paciencia y perseverancia que los caracteriza, no estaban dispuestos a quedarse sin compradores para  sus cosechas, por lo que idearon una iniciativa tan sencilla como eficaz.

En los poblados, bajo cualquier árbol umbroso, descargaban decenas de melones y ofrecían suculentas tajadas a los transeúntes, especialmente a los niños, mientras ellos también, a la vista de todos, lo saboreaba con gran fruición y deleite, como si de un manjar celestial se tratara.

Poco a poco, los pineros fueron desarrollando su gusto por el melón y los japoneses que lo cultivaban encontraron mercado para sus cosechas, primero en la Isla. Pero no pasó mucho tiempo antes de que la fama de los melones pineros cruzara el golfo de Batabanó y llegará hasta la capital, donde por muchos años tuvieron un mercado seguro y una fama a toda prueba.

Festejan Llegada de Japoneses a la Isla


Por Linet Gordillo Guillama

Foto tomada de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *