junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

Mujer con parálisis logra 'hablar' a través de un avatar digital.

Es miércoles y la sección de #TecnoEspacio te propone conocer acerca de cómo una mujer con parálisis logra 'hablar' a través de un avatar digital.

En los últimos meses se han realizado prometedores avances que pueden ayudar a los enfermos de parálisis a llevar una vida más completa.

Stanford. Dos grupos de investigación separados han publicado estudios similares en este sentido. El primero, el de Stanford, en el que los investigadores implantaron electrodos en el cerebro de un paciente con ELA en dos áreas relacionadas con el habla.

Esta interfaz cerebro-ordenador (BCI) detecta activida cuando el paciente trata de hablar, y gracias a un algoritmo de IA y a un entrenamiento de 100 horas lograron que la máquina "leyera el pensamiento" del paciente y lo tradujera en palabras y frases.

UC San Francisco y UC Berkeley. En este estudio los investigadores colocaron una lámina con 253 electrodos en el cerebro de una persona con una profunda parálisis. La idea, como en el anterior estudio, era lograr identificar patrones cuando el paciente quería hablar, lo que permitió asignar fonemas a ciertas señales cerebrales. Esas señales luego se tradujeron en expresiones faciales y en habla sintetizada en un avatar digital.

Precisión prometedora. El estudio de Stanford tenía una tasa de error del 9,1% en un vocabulario de 50 palabras, y de 23,8% en el vocabulario de 125.000 palabras. Tras cuatro meses de trabajo, lograron que este BCI "hablara" a unas 68 palabras por minuto. En el segundo estudio la tasa de error era del 8,2% en un vocabulario de 119 palabras y del 25% en uno de 1.024 palabras. La velocidad lograda fue de 78 palabras por minuto.

No para todos. De hecho los estudios se centraron en personas con parálisis pero que aún tenían cierta capacidad de movimiento e incluso de emitir ciertos sonidos. En pacientes con ELA en estado avanzado la persona puede pensar, ver y oír pero solo se puede comunicar pestañeando o con otros pequeños movimientos. Aún así este es un paso esperanzador para mitigar los terribles efectos de esta enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *