julio 17, 2024 ¿Quienes somos?

Seamos GRANDES y BONDADOSOS

“Bondad es el lenguaje que los sordos
pueden oír y los ciegos pueden ver”.

Anónimo

En este mundo patas arriba y cada vez más inseguro y desafiante, se impone tener en cuenta un necesario valor como la bondad, que todos poseemos pero muchos no lo aplican, no se atan a la tolerancia, la consideración y el sentir por los demás como debieran y cada uno vive encerrado en su ostra sin interesarle el mundo que le rodea.

El tema de la bondad  ha sido históricamente muy tratado, muchas veces desde perspectivas diferentes como la filosofía, la religión, la ética, la moral y todas ellas la asocian con la generosidad, la humildad, el respeto, entre otros; es así, que de forma muy sencilla, estamos hablando de la ausencia de maldad en los actos de los seres vivos. Sí, en los seres vivos, porque tanto los humanos como los animales pueden ejecutar acciones en pro del bienestar hacia sus semejantes; todos nosotros somos seres vivos, por tanto, poseemos todas las capacidades para ser bondadosos en el curso de nuestras vidas.

Como bien se ha expresado por estudiosos del tema, la verdadera bondad comienza en el hogar, en la familia, porque la bondad, por encima de todo, es sabiduría, es poder, es la base de la felicidad y de la propia salud.  Resulta hermoso apreciar cómo la bondad no tiene dimensión, es ella y nada más; por minúscula que sea o grandilocuente, sus resultados son los mismos.

En ocasiones a las personas bondadosas las toman por tontos y es precisamente que muchos idiotas no logran alcanzar su dimensión y se dedican entonces a dañar a las personas que poseen esas cualidades y las manifiestan en sus grupos de relaciones.

Pero a mi juicio, lo más hermoso de la bondad es su profundo desinterés, alejada de toda promoción o conocimiento de la sociedad. La persona bondadosa siente total felicidad al poder apreciar en silencio la sonrisa del otro, saber que detrás de una lágrima puede haber una carcajada de placer y realización. Solo es necesario extender tu mano o un sencillo abrazo al vecino, al familiar o al amigo para sentir el placer que provoca esa acción.

En ocasiones nos encontramos con personas desconocidas que necesitan de la ayuda personal o profesional, y la mayor satisfacción que se puede sentir es entregarse a consumar la obra, porque cuando se es bondadoso, se evita el sufrimiento y la angustia, se estimula el beneficio y con ello, nuestras necesidades básicas serían entonces evitar el dolor, la angustia, la mezquindad, el sufrimiento y la desesperanza

Por suerte, conozco a muchas personas bondadosas, que su obrar sincero me ha impactado; en la misma medida sé de otras que solo piensan en sí mismas sin importarles los que le rodean. ¡Qué maldad de la vida cultivar seres humanos infelices!

Hoy, Día Mundial de la Bondad, determinado así desde 1998 para reafirmar las buenas acciones en las personas y en las comunidades de todo el mundo como elemento esencial de la condición humana que crea puentes de amor, esperanza y bienestar. Es este día bien especial para comenzar a ser buenas personas, amables, tolerantes, inclusivos, amorosos, bondadosos. A partir de hoy dejemos de ser un poco de nosotros mismos y probemos cómo se camina desde el zapato del otro; compartamos con nuestros amigos sus alegrías y también sus penas y añoranzas. Quitémonos los zapatos y sintiendo la tierra bajo nuestras plantas, entreguemos el corazón conscientes de que la principal alegría está en sembrar, no en recoger.

Recordemos siempre que la mejor recompensa de hacer una buena acción, es la satisfacción por haberla hecho, porque ningún acto de bondad, por pequeño que sea, será desperdiciado. Vivamos intensamente cada día venciendo obstáculos, ampliando el futuro, convencidos de que nuestra bondad encenderá una llama que nunca se extingue. Seamos GRANDES y BONDADOSOS, extendamos las manos, cerremos la boca y abramos a los demás nuestros corazones encendidos con la luz hermosa de la vida.

La bondad


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *