abril 14, 2024 ¿Quienes somos?

Un presidio… ¿Modelo?

Por su monumentalidad y valor patrimonial esta es la edificación más significativa en la Isla de la Juventud, y este febrero se cumplieron 97 años de iniciada su construcción.

La selección para su emplazamiento  de una obra de esta naturaleza, se debió  a que era ésta la isla más importante próxima a Cuba, pero no  tan próxima como para que la evasión de los presos constituyera una amenaza para el resto del país.

El 1 de febrero de 1926 el entonces presidente Gerardo Machado y Morales dejó inaugurado el inicio constructivo en acto oficial y simbólico , al firmar el acta de colocación de la primera piedra

Se construyó para recluir presos comunes, con el propósito de “sanear” la sociedad de delincuentes, y con  ese propósito se fusionaron  aquí las 24 cárceles existentes entonces  en Cuba.

Pero…¿Por qué Presidio Modelo?

Según el Gobierno, el recluso estaría aquí sometido a un plan de reeducación atendido por un cuerpo de juristas, pedagogos, psicólogos, médicos, y otros profesionales, de tal modo que el penal funcionara como un laboratorio antropológico para regresar al preso rehabilitado totalmente a la sociedad. Aunque el nombre de modelo respondía también al nuevo tipo de arquitectura y las mejores condiciones de alojamiento. Pero  la loable intención fue divorciada totalmente de la acción

Fue un modelo de crímenes, maltratos, humillaciones, vejaciones. Se convirtió en una "máquina trituradora de hombres". Fue el modelo de tortura, inclemencia, ignominia, terror, venganza y tormento, donde el vicio y la corrupción se ocultaron intramuros y donde los presos sufrían con todo rigor la pesadilla de tan desdichado lugar. Presidio Modelo fue el extremo del dolor, de la severidad y de la injusticia, donde el penado era mantenido en tierra lejana, aislado, desterrado y sumido en el martirio.

Con la llegada de Pablo de la Torriente Brau quien denominara a este lugar como "el más pérfido de los desfiladeros del terror" y otros luchadores políticos al presidio, este adquiere la condición de reclusorio político además, bajo estas condiciones y en pleno desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, el penal se convierte en campo de internamiento para japoneses, alemanes e italianos

Ya en la década de los años 50 el empuje revolucionario crece en oposición al nuevo régimen dictatorial de Fulgencio Batista luego del golpe de estado el 10 de marzo de 1952, desde entonces, valerosos luchadores sufrirían el rigor de este ignominioso lugar, entre ellos el más avanzado, radical y dispuesto grupo de jóvenes encabezados por Fidel Castro Ruz, posteriormente a la epopeya del 26 de Julio de 1953, hecho que marcó el inicio de la nueva estrategia de lucha revolucionaria.

 Es aquí, en el pabellón número uno del hospital del Presidio Modelo, donde se fecunda todo el proceso de liberación; el tiempo que pasaron en prisión sirvió para prepararse políticamente, para estudiar la esencia del pensamiento martiano y los fundamentos del marxismo- leninismo, base política de la Revolución Cubana.

 Con el triunfo de la Revolución y en el año 1967 se desactiva la prisión y en 1973 se funda el museo ubicado en el pabellón No. 1 del antiguo hospital donde sufrieran prisión los asaltantes a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo.

Por su importancia histórica, al recluir entre sus muros a dos generaciones de la más pura rebeldía revolucionaria, y por su valor arquitectónico es declarado Monumento Nacional el 10 de Octubre del año 1978.

Un sitio que se impone conservar, por su valor arquitectónico, político e histórico, pero sobre para que la macabra historia del Presidio Modelo no se repita nunca más.


Por: Linet Gordillo

Foto: Jaime Prendes y Croma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *