enero 31, 2023

Argentina campeón: Alcanzaron la gloria de la mano de Lionel

Foto: Goal

La batalla dual entre Mbappé y Messi en la final de Catar 2022 será uno de mis temas favoritos de conversación dentro de 50 años, si Dios me obsequia la oportunidad de contarle a mis nietos las cosas extraordinarias que mis ojos añejos tuvieron el privilegio de ver. Les hablaré entonces de por qué la gente ama al fútbol y, de ser posible, les inculcaré también mi pasión con argumentos como una final que llenó los cardiovasculares de pacientes saturados de emoción.

Lo de este domingo en la arena del Estadio Lusail fue glorioso. Bello. Descomunal. Y no siempre los partidos decisivos tienen estás características. Por ser la guinda, uno espera que el talento ofrezca la parte más suprema del espectáculo, pero a veces el temor a la derrota y el nervio por lo que se juega calma en demasía las aguas de la competencia.

El guionista de la discusión del título en Catar , por suerte, se pasó con los vaivenes. Tanto subió y bajó el ritmo que la hinchada terminó exhausta de tanta tensión. Hasta aquellos que no siguen el deporte apenas pudieron evitar comerse las uñas en el instante en que argentinos y franceses se golpeaban en la tanda de penaltis para definir el capitán que levantaría la Copa: Messi o Lloris.

Y Messi... ¿Qué decir de Messi? Su Mundial fue excelso. Empujó con la fuerza imparable de su talento a una selección que venía con pinta de campeona, a la que todo le salía bien y cuyo sufrimiento de más de 30 años de sequía fue apagado por los cánticos de su inigualable afición.

Pero si hablamos del rey, también debemos hablar de su heredero. Respeto para Mbappé. Con apenas 23 años el ímpetu del astro francés y su madurez para sobresalir en plena final mundial no deja de sorprender. Kylian fue el alma de Les Blues y casi logra la hombrada de llevar a sus compañeros a una remontada sin parangón en la historia de los torneos universales.

Pocos comentarios adicionales pudieran hacerse sobre un partido con muchos matices y polémicas. ¿Fue penalti el de Dembelé? ¿Demoró demasiado Scaloni los cambios? ¿Fue justo el resultado final? La última de las interrogantes, a juicio de este redactor, es la única con respuesta inobjetable. Sí, Argentina fue superior a Francia durante la inmensa mayoría de los minutos del partido, aunque el arreón de los europeos casi les vale la gloria.

Por demás, felicidades albicelestes. Felicidades Messi. Fue una conclusión digna para un torneo cargado de vehemencia.


Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *