febrero 1, 2023

Ciencia a conciencia

"El futuro de nuestro país tiene que ser
necesariamente un futuro de hombres de Ciencia,
un futuro de hombres de pensamiento".

Fidel

Al ubicarnos en fecha tan temprana como la del 15 de enero de 1960, cuando el Comandante en Jefe tuvo el vaticinio que nos sirve de entrada a esta reflexión, es que podemos aquilatar el alcance de su pensamiento y la satisfacción de que podamos celebrar el Día de la Ciencia Cubana en esta fecha, dado que lo más significativo fue el nacimiento del sistema la Ciencia en Cuba, que hasta entonces era una suma de talentos excepcionales sin respaldo de políticas públicas que los uniera y encauzara por objetivos mayores.

En lo que estuvo muy claro Fidel es en que la ciencia cubana tenía que nacer y crecer a conciencia, y por ese motivo a esa frase inicial faltaron algunos elementos relacionados con la capacitación intencionada de los recursos humanos, que son los que ponen en contexto parte de la integridad de la política proyectada por el jefe de la Revolución cubana cuando también expresó:

“…porque precisamente es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia, ya que una parte considerable de nuestro pueblo no tenía acceso a la cultura, ni a la ciencia una parte mayoritaria de nuestro pueblo. Era una riqueza de la cual nada podía esperarse porque no tenían la oportunidad…”

Resulta halagüeño que a cada paso se haya ido cumpliendo como una práctica imprescindiblemente salvadora para el presente y futuro de la Revolución esa política social e integrada de la ciencia en todos sus ámbitos con un loable maridaje entre la ciencia, la tecnología y la innovación aplicada al quehacer cotidiano de la vida.

Mucho se ha avanzado desde aquellos días fundacionales en que se desarrollaba la celebración del vigésimo aniversario de la Sociedad Espeleológica de Cuba,  cuando pronunció un discurso que resultó ser histórico por esbozar las bases de la política de formación humana, del desarrollo profesional y científico desde aquel presente para este futuro que ya es hoy, la cual ha demostrado haberse convertido en la salvación de los cubanos frente a la pandemia de la covid-19 con el aporte de tres vacunas y dos candidatos vacunales, los primeros en Latinoamérica.

Pero no hubiera sido posible llegar hasta aquí, si ese hombre-pensamiento y acción, que parecía por el virtuosismo de su altura, práctica intelectual y científica, un ser de otro universo que miraba el futuro y regresaba a contarlo, lo que nos permite aseverar que la ciencia cubana de hoy es fruto de la visión anticipada y a largo plazo de Fidel, con una prioridad ostensible y mantenida a través de estos 64 años de política gubernamental.

Con un pensamiento y quehacer científicos hemos llegado hasta aquí, al primer macro escalón de aquel futuro proyectado cuando el país daba los primeros pasos, preparaba los recursos humanos, creaba las instituciones de Ciencia y docencia, que han dado soberanía a esta tierra y muchas fortalezas para salvar la vida de los cubanos y proyectar el futuro que se avizora.

Para alcanzar esos propósitos debemos tener muy presente el llamado hecho en el Informe Central al 8vo. Congreso del Partido: “Es ineludible provocar un estremecimiento de las estructuras empresariales desde arriba hacia abajo y viceversa, que destierre definitivamente la inercia, el conformismo, la falta de iniciativas y la cómoda espera por instrucciones de los niveles superiores. Hay que modificar viejos malos hábitos y desarrollar rasgos emprendedores y proactivos en los cuadros de dirección de nuestras empresas”.

Con esa estrategia del quehacer científico tocamos al punto en que la ciencia y la innovación constituyen un medio de gestión del Gobierno, fortalecidas por tres pilares esenciales y estratégicos que se resumen en: La aplicación de la ciencia y la innovación en todos los procesos desde económicos, culturales científicos, productivos y sociales; el desarrollo de la Informatización de la sociedad cubana, y la prominencia de la Comunicación Institucional como un método que permitirá resolver problemas esenciales de la sociedad, la participación y el sentido de pertenencia a través de la ciencia.

Como elemento prominente de ese entramado estratégico fue creado el Consejo Nacional de Ciencia e Innovación, que funge como asesor de la Presidencia del país y precisamente lo dirige el Presidente de la República, el cual agrupa a emitentes investigadores y científicos de todas las especialidades.

Vale destacar en esta importante celebración, la captación, estímulo y desarrollo de jóvenes investigadores como los que lideraron la fabricación del uno de los emprendimientos tecnológicos más importantes que se desarrollan en Cuba: Combiovent, el primer ventilador pulmonar de altas prestaciones que ya es una realidad en salas de terapia intensivas del país. Ellos han abrazado los principios éticos de la ciencia cubana de que la humildad, sencillez, consagración y vocación de servicio a favor de la Revolución, caracterizan a los valerosos soldados de del ejército de científicos.

Como también lo han abrazado miles de profesionales en toda la geografía cubana y en la que tampoco queda detrás la Isla de la Juventud, los que liderados por la Delegación Territorial del CITMA, la Universidad Jesús Montané y la de Ciencias Médicas, emprenden importantes proyectos para beneficio de la economía, la Salud de los pineros y de la sociedad en su conjunto, con el asesoramiento a proyectos internacionales como el del arroz, la producción de energía limpia, y otros de desarrollo local atemperados a las necesidades territoriales.

Hace apenas unos días, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Miguel Díaz Canel, presidió la reunión con científicos del Ministerio de Salud Pública para evaluar su desempeño en el 2022 y las proyecciones para el 2023, en la cual hizo llegar un elocuente mensaje a todo el sector “Felicitaciones por los resultados. De todas formas no nos podemos confiar; y hay que ir por más” , demás se hizo el recuento de todo lo emprendido durante el 2022 por la ciencia cubana  en materia de salud, en el cual expresó que de los logros alcanzados, de todo lo hecho, se deriva un aprendizaje sustancial, consistente en que  “no en todos los organismos del país, ni en todas las instituciones, estamos al nivel —en materia de ciencia e innovación— que tenemos en el Ministerio de Salud Pública, y que tenemos en BioCubaFarma".

Por tanto, insistió entonces a lanzar el desafío: “¿Cómo trasladamos esto? ¿Cómo crecemos en el resto de los ámbitos del país, con estos resultados? ¿Cómo logramos construir esa conciencia de que hay que ir a la investigación científica, de que hay que ir a la innovación, que es precisamente el propósito, el objetivo fundamental del sistema de ciencia e innovación, que pone a la ciencia y a la innovación como pilar de la Gestión del Gobierno? ¿Cómo lograrlo? (…) ¿Cómo convertimos este ejemplo, en el menor tiempo posible, en algo que sea regla y no excepción?". De ahí que este importante y estratégico tema se tenga en cuenta como un aprendizaje que no puede dejarse de la mano; porque "es sumamente elocuente cómo haciendo uso de la ciencia y la innovación pudimos enfrentar un problema complejo (el de la COVID-19), que hoy sigue siendo complejo para el mundo", precisó el mandatario.

Estos elementos ponen en contexto que tal como ha dicho el también Presidente de la República en otras ocasiones, “Cuba es ya ese futuro que Fidel dibujó para el país”, en el que la Ciencia cubana ha sido un proceso creciente de conciencia, de claridad en el sentido de progresar a partir de esa matriz creativa y transformadora que ha sido capaz de catapultar a la Revolución por encima de trabas, dificultades y carencias, hacia un porvenir de desarrollo basado en la ciencia y la innovación como estrategia de gobierno y que será uno de los pilares fundamentales para el despegue del país en este 2023, y por ello propone desarrollar una estrategia certera para la generalización a todos los sectores y niveles de la economía y la sociedad.

Gracias a todos los científicos cubanos por entregar tanta ciencia a conciencia, por tanta entrega, desinterés personal y altruismo. Gracias por pensar siempre como país y ponerle el corazón a toda la obra. ¡Sencillamente Gracias!


Texto y fotocomposición: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *