abril 23, 2024 ¿Quienes somos?

Condena a la censura diabólica

Cada 12 de marzo se celebra el Día Mundial Contra la Censura en Internet, también conocido como Día Internacional de la Libertad de Expresión en Internet. Esta efeméride fue creada en el año 2008, por iniciativa de Reporteros Sin Fronteras (RSF), con la finalidad de denunciar la cibercensura en varios países del mundo y apoyar el ”libre acceso” a la información en medios digitales y redes sociales.

Se pretende con ella generar conciencia acerca de la libertad de expresión, el respeto a la diversidad de opiniones y la privacidad de los usuarios en las redes sociales, pero no puede ser a favor de los poderosos, ni pueden utilizar los términos a su favor para atacar a otros;  tienen que permitir la fluencia de los contenidos y la opinión de los que abogan por un mundo verdaderamente más inclusivo y diverso.

Según se proclaman ellos mismos, “Reporteros sin Fronteras (RSF) es una organización internacional no gubernamental, con sede permanente en París (Francia), creada en el año 1985.

Coincidimos con la posición asumida por el profesor Salim Lamrani, de la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée y periodista francés, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos cuando asume que: “Reporteros sin Fronteras no es una organización digna de crédito pues su agenda es ante todo política e ideológica.

Como se puede comprobar, resulta fácil poner a la organización parisina frente a sus contradicciones y revelar sus manipulaciones. Por otra parte, RSF no puede gozar de ninguna legitimidad pues reconoce que recibe financiación de la National Endowment for Democracy (NED) que no es más que la oficina pantalla de la CIA según el New York Times, que señaló en 1997 que la NED "se creó hace 15 años para realizar públicamente lo que la Central Intelligence Agency (CIA) hizo clandestinamente durante décadas". (2009). Esta organización ha creado una "Biblioteca Sin Censura" o "The Uncensored Library", que contienen salas virtuales o bibliotecas digitales. En el año 2021 inauguró 2 salas en el videojuego Minecraft, en las cuales los jugadores tienen acceso a artículos censurados en países como Egipto, México, Rusia, Arabia Saudí y Vietnam. En ese año incorporó a Brasil y Bielorrusia.

Hoy representa un gran reto acabar con la censura, y democratizar realmente el acceso a la libre información y la opinión por internet, mediante el encriptamiento de datos y desarrollo de tecnologías para defender la libertad de expresión en línea y sobre todo, impedir el despliegue de la Guerra Cibernética a países como Cuba con sistemas económico-sociales progresistas que defienden con dignidad su independencia y soberanía sin plegarse a los designios de los poderosos que poseen el control absoluto de la tecnología utilizada y de los principales sitios creados para promover la subversión. Internet es una plataforma en la que se desarrolla con intensidad la Guerra híbrida, un término cuyo uso ha venido incrementándose entre varios teóricos para referirse a la combinación de la agresión económica, guerra irregular, financiamiento de una oposición interna, guerra psicológica, terrorismo, guerra regular, bloqueo y sabotaje económicos, y ciberguerra de la que Cuba fue blanco el 11 de julio del 2021 con el llamado “SOS Cuba”, la cual constituyó una operación concertada en el espacio público digital.

Según el analista español Julián Macías Tovar, la operación se estructuró en tres fases:

  • La primera hizo uso de la etiqueta SOS Cuba, “solicitando ayuda por medio de cuentas falsas y automatizadas que mencionaban de manera masiva a artistas de todo el mundo”.
  • La segunda fase instaló en medios de comunicación el pedido de un “corredor humanitario” e invocó el apoyo de artistas.
  • La tercera fase consistió en manifestaciones a las que se acompañó con máxima difusión en redes y el uso de etiquetas que se transformaron en tendencia mundial.

El método se repite con la estrategia sinérgica en redes, medios y movilizaciones; el uso intensivo de robots, algoritmos y cuentas creadas para la ocasión o con patrones automatizados, noticias falsas e imágenes manipuladas, además de la invisibilización de distintas manifestaciones de apoyo al gobierno y a la Revolución Cubana.

Más de una página cubana fue censurada por el equipo de Palo Alto sin explicaciones plausibles. Cuatro meses después, se confirmó que era una acción planeada para cercenar la presencia de medios, profesionales y simpatizantes de la Revolución en las redes, además de cuentas de periodistas demostrando que aún falta mucho por lograr en la eliminación de la censura en el espacio de Internet.

Esa censura diabólica destinada a consolidar y demostrar el poderío de los que controlan el ciberespacio en franco contraste con los que aman y fundan, unen y construyen, debía ser la que verdaderamente fuera criticada en este día, pero no sucede así, la retórica imperial siempre abogará por hacer valer su poderío en favor del dominio geopolítico mundial sin medir las consecuencias.


Por: Sergio I. Rivero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *