enero 31, 2023

Contraloría General de la República rinde cuenta ante la Asamblea Nacional

Rendición de cuenta de la Contraloría General de la República. Foto: Enrique González (Enro)/ Cubadebate.

Gladys Bejerano Portela presentó este martes el informe de rendición de cuenta de la Contraloría General de la República ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

La contralora general de la República recordó que entre las funciones de la Contraloría, definidas por la Constitución, sobresale “velar por la correcta y transparente administración de los fondos públicos y el control superior sobre la gestión administrativa”.

Al presentar el informe, destacó los resultados del trabajo de la Contraloría y las limitaciones en el periodo de marzo de 2014 a septiembre de 2022, el cual –afirmó– estuvo caracterizado por una tensa situación económica y financiera, agravada por el cada vez más férreo bloqueo, junto a lo severos efectos que en el orden humano y material provocaron la pandemia de covid-19 y el paso de eventos meteorológicos.

Bejerano refirió que la Contraloría elaboró un plan de acción que define las estrategias, objetivos y tareas dirigidas a trabajar con mayor incidencia en la atención y solución de las limitaciones y deficiencias identificadas con efectos negativos en la gestión de ese órgano.

Sobre el cumplimiento de estas acciones, informó en dos ocasiones a la Secretaría de la ANPP, así como a las comisiones Económica y de Asuntos Constitucionales y Jurídicos.

Las medidas contenidas en el plan fueron incorporadas en la planificación estratégica y anual de la Contraloría, con el fin de garantizar su ejecución y seguimiento priorizado, con carácter sistemático e integral y asociadas a los diversos procesos que se desarrollan en el país, dijo.

En consonancia con lo anterior, la Contraloría General de la República se propuso el cumplimiento de tres objetivos, descritos en el informe de rendición de cuenta presentado este martes ante la ANPP:

  • Promover una cultura de control y prevención en las administraciones, fortaleciendo la conducta ética, sistemas de control participativos y rendiciones de cuenta transparentes.
  • Elevar el nivel técnico y profesional e impulsar la introducción de la ciencia y la informatización en los procesos de control, investigación y análisis que desarrolla la CGR.
  • Lograr una gestión económico-administrativa estable y eficiente que garantice el correcto desempeño interno.

El balance del trabajo realizado muestra que prevalece en el colectivo de 1 071 trabajadores de la Contraloría una actitud abnegada y combativa en el cumplimiento de las acciones de control, en su carácter educativo preventivo, y en el debido y oportuno enfrentamiento, con la detección de presuntos hechos delictivos, destacó Bejerano.

El informe de rendición de cuenta subraya que el cumplimiento de la función de supervisar y verificar el proceso de elaboración, ejecución y liquidación del presupuesto del Estado se inició progresivamente a partir de 2010, desarrollando un programa de preparación para contralores y auditores e intercambios con los organismos rectores en la materia.

“Transcurridos 13 años de experiencia, consideramos que hemos venido cumpliendo esta importante función, vinculada directamente con la misión fundamental otorgada a este órgano”, dijo la contralora general al continuar presentando el informe.

Las acciones de control realizadas ascienden a 1 383 y son el 36.2% del total de acciones que realiza la CGR, como muestra de la prioridad que se les confiere, llegando cada año al Ministerio de Finanzas y Precios y a la Oficina Nacional de Administración Tributaria en los procesos de liquidación y en el objetivo de perfeccionar su operatoria.

En estas acciones de control se continuó incorporando gradualmente –y en correspondencia con las prioridades que marca el proceso de actualización del modelo y los lineamientos de la política económica y social aprobados por los congresos del Partido– el análisis de los sistemas que integran la administración financiera del Estado: presupuesto, tesorería, tributario, crédito público y contabilidad gubernamental.

“Por primera vez, según el informe, se auditó la deuda pública externa que registra el Banco Nacional de Cuba y la Cuenta de Financiamiento Central que operaba el Ministerio de Economía y Planificación, que se encuentra en proceso de traspaso para la cuenta del presupuesto del Estado, considerando que hemos logrado la interrelación entre estos sistemas y las recomendaciones presentadas permiten continuar su perfeccionamiento”, prosiguió Bejerano.

Según el informe, este año se continuó perfeccionando los procedimientos, alcance y objetivos a evaluar en las auditorías al presupuesto. Agrega que se evaluó en la fase de ejecución la implementación de tres políticas públicas y su relación con su ejecución: perfeccionamiento continuo del sistema de educación general, proyectos de desarrollo local y la política para la atención a vulnerables.

De igual forma, se inició el análisis de la política de precios mayoristas en la actividad no presupuestada y se incorporó el examen de los recursos que se transfieren a la actividad empresarial y su relación con los niveles de actividad ejecutados en valores y unidades físicas, y su correspondencia con la distribución de utilidades.

También comenzó el estudio de las empresas con pérdidas.

Se perfecciona la ejecución de acciones de control al sistema de la ONAT, ejecutándose 255, en las que se formularon recomendaciones para mejorar la gestión y administración tributaria, en el interés de contribuir a enfrentar la subdeclaración y la evasión fiscal.

De acuerdo con el informe, continúa siendo prioridad comprobar el cumplimiento de los ingresos al presupuesto, el destino final de los recursos financieros que se transfieren a la actividad empresarial para financiar la exportación y sustitución de importaciones, el uso y destino de los que provienen de la contribución territorial para el desarrollo local, la ejecución de subsidios otorgados a personas de bajos ingresos para la reparación y construcción de viviendas y la legitimidad de las operaciones que se realizan con el sector no estatal de la economía, por la vulnerabilidades y riesgos que se presentan.

En la evaluación de la calidad del gasto público, la Contraloría no ha avanzado lo que se requiere, lo cual es una de las mayores insatisfacciones, principalmente, porque se necesita una mayor preparación y se tiene como limitación que generalmente las unidades presupuestadas no aplican normas de consumo y unitarias de gastos.

Además, aún no se han podido materializar las auditorías de desempeño en unidades presupuestadas de los sectores de educación y salud.

La Contraloría tiene el reto de analizar la ejecución presupuestaria hasta nivel de base y su impacto en las condiciones de vida de la población, y ofrecer información a los consejos populares donde están enclavadas las entidades objeto de control, en el interés de fortalecer los nexos entre el control interno, el externo y el popular, refiere el informe.

Desde el año 2020, la institución ha ejecutado 65 auditorías en las fases de ejecución y liquidación del presupuesto de los organismos de la Administración Central del Estado (OACE) y municipios.

A su vez, continúa avanzando en la capacitación de los auditores y ha contribuido a la preparación de cuadros, funcionarios y trabajadores para fortalecer el trabajo preventivo, elevar la gestión y enfrentar el delito y la corrupción en la administración del presupuesto.

En total, se realizaron 428 seminarios con la asistencia de 15 649 directivos, técnicos y, como invitados, los presidentes de consejos populares y una representación de delegados a las Asambleas Municipales, con el fin de promover la aplicación de métodos y habilidades prácticas que contribuyan a una mejor gestión y control de los recursos financieros asignados.

Sobre las principales deficiencias y riesgos identificados por la Contraloría, el informe refiere el débil ejercicio de control por los administradores de presupuesto, al no definir las prioridades para el financiamiento de los gastos, el uso de normas de consumo y de gastos unitarios; falta de mayor exigencia de los titulares, en cuanto a la evaluación y control mensual del presupuesto en los consejos de dirección.

En el sistema de tesorería se observan los procedimientos para su operatoria, apreciándose poca profundidad en los análisis de la programación y flujos de caja; en general no se verifica el uso y destino de los recursos financieros que se transfieren del presupuesto central a los sistemas empresariales, lo que limita evaluar su efecto en los niveles de actividad previstos.

Se reitera, además, el uso de la contribución territorial para el desarrollo local, para dar solución a necesidades acumuladas que no contribuyen al crecimiento económico y social sostenible de los municipios.

El sistema tributario presenta debilidades que repercuten en el programa para revertir violaciones en el pago de los tributos, se presentan altos índices de subdeclaración y de evasión fiscal y se considera limitada la capacidad de cobro de la deuda tributaria. Además, el sistema de crédito público no logra avanzar con la celeridad que se requiere.

Bejerano aseguró que durante el periodo sobre el que se rinde cuenta, la Contraloría General de la República trabajó de forma sostenida para cumplir las cinco recomendaciones derivadas del proceso de rendición de cuenta realizado en julio de 2014, de las que, independientemente de las acciones y esfuerzos realizados, no se logró cumplir la relacionada con revertir la desfavorable situación que presenta el completamiento y estabilidad de la plantilla, influido en gran medida por causas objetivas de carácter externo.

“Este resulta, sin duda alguna, el principal y más estratégico reto para nuestro trabajo, por su impacto en el cumplimiento de los objetivos y metas comprometidas, para poder crear y mantener ciclos efectivos de aprendizaje y desarrollo institucional en el sector público”, dijo.

“Siendo un órgano relativamente joven, producto de la evolución de otras estructuras y de la voluntad política del Estado de contar con una entidad fiscalizadora fortalecida y con la independencia funcional necesaria para cumplir la misión encomendada, requiere de mayores capacidades para responder con oportunidad y efectividad a las complejidades y desafíos que se presentan”, agregó.

En este periodo, como estrategia principal, la Contraloría ha encaminado su labor hacia la prevención, sustentada en una amplia actividad de capacitación, intercambios, análisis, reflexión y divulgación, información y generalización de buenas prácticas y experiencias entre las administraciones y los públicos internos y externos, para el logro de una gestión administrativa más eficiente.

Igualmente, el enfrentamiento, expresado en un cumplimiento adecuado de los planes de auditoría, supervisión y control aprobados, el estudio y evaluación de temas vitales para el desarrollo económico del país; los análisis y evaluación de las manifestaciones de presuntos hechos delictivos y de corrupción administrativa, de sus causas, condiciones que le favorecen y consecuencias, fortaleciéndose el trabajo coordinado con la Fiscalía General de República y el Ministerio del Interior, entre otras acciones.

El diputado Féliz Martínez Suárez presentó ante la sesión plenaria del Parlamento el dictamen sobre la rendición de cuentas de la Contraloría General de la República.

Un total de 26 diputados de la comisión de asuntos económicos visitaron los diferentes territorios y constataron aspectos como el compromiso del sector, el combate al delito, la corrupción y las ilegalidades, y verificaron cuestiones como el completamiento de las plantillas de auditores, que en algunas provincias no alcanzan el 40%, lo cual incide en las acciones que deben ejecutarse, informó.

Algunos de los principales aspectos señalados por la comisión fueron la falta de personal preparado para cubrir plantillas, bajo salario que lleva éxodo a entidades de más remuneración, condiciones de trabajo inadecuadas, medios tecnológicos envejecidos y falta de transporte.

Se evalúan satisfactoriamente acciones de la Contraloría para verificar la planificación y ejecución de presupuesto y la intencionalidad en el enfrentamiento al delito y hechos de corrupción, así como en la evaluación del control interno.

La comisión de asuntos económicos recomienda a la Contraloría General de la República evaluar aspectos del dictamen, que fue aprobado por los diputados.

Luego de conocer el dictamen, el presidente de la ANPP y del Consejo de Estado, Esteban Lazo Hernández, dijo que una institución que ha trabajado con intencionalidad en la capacitación es la Contraloría, y agregó que el completamiento de las plantillas de los órganos locales ha sido un tema sistemático de análisis en el Parlamento y sus controles en los territorios.

“Este es un tema esencial para el control de los recursos”, dijo Lazo, y agregó que el hecho de que este organismo tenga solo un 70% de completamiento de sus plantillas es un tema a seguir analizando.

“Ello tiene que ver con falta de control, prevención, ocurrencia de delitos. No son temas aislados”, añadió.

El diputado Manuel Guerra Garcés se refirió a las debilidades recogidas en el dictamen. Mencionó la falta de medios informáticos, el estado técnico del transporte y la vivienda de los contralores, así como el tema salarial.

Esther Dupón Cosella, diputada por la provincia de Holguín, habló sobre las dificultades en la fluctuación en las fuerzas de trabajo y recomendó mantener el estrecho vínculo con todas las entidades.

La diputada por el municipio Camajuaní Esther Pérez Coello dijo que se necesita una contraloría acorde con los tiempos que vive el país.

Tras las intervenciones, los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobaron el informe de rendición de cuenta presentado por la Contraloría General de la República.

Rendición de cuenta de la Contraloría General de la República. Foto: Enrique González (Enro)/ Cubadebate.

Presentan proyecto de Ley de la Contraloría General de la República de Cuba (+ PDF)

Al concluir la rendición de cuentas, la contralora general Gladys Bejerano presentó el proyecto de Ley de la Contraloría General de la República de Cuba y del Sistema de Control Superior de los Fondos Públicos y de la Gestión Administrativa.

Esta norma regula la misión, funciones, organización y funcionamiento de este órgano del Estado.

Asimismo, establece las bases generales del sistema de control superior de los fondos públicos y de la gestión administrativa e integra, armoniza y sistematiza principios y conceptos que contribuyen a promover la obligación de rendir cuentas y la probidad en la gestión administrativa, entre otros elementos.

La propuesta de disposición normativa concerniente a la Contraloría actualiza la ley vigente

Proyecto de Ley de la Contraloría General de la República de Cuba y del Sistema de Control Superior de los Fondos Públicos y de la Gestión Administrativa (343 kB)


Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *