julio 17, 2024 ¿Quienes somos?

El oxígeno vital del periodismo

EN OCASIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DEL PERIODISTA

“Que la tristeza no sea unida nunca a mi nombre”.
Julius Fucik

Con la alegría, alta responsabilidad y el espíritu de combate a que fuimos convocados los periodistas cubanos por la historia, se celebra hoy en Cuba el Día Internacional del Periodista, establecido el 8 de septiembre en el año 1943, cuando después de fuertes torturas, fue asesinado el reportero checoslovaco Julius Fucick por los testaferros Nazis, convirtiéndose en un ejemplo de hidalguía, valor y principios que dejó para la posteridad en su histórico “Reportaje al pie de la horca”, en el que expresa la importancia de la lucha, la grandísima dificultad  y valía de la resistencia, la significación de la victoria, el heroísmo del pueblo, la firme convicción en las ideas y la fidelidad a la Patria, tal como nos lo continúa exigiendo la historia. 

Julius Fucik fue uno de esos héroes que lucharon contra los nazis. Periodista y escritor nacido en la ciudad de Praga en 1903, estudió filosofía en la Universidad central de esa capital y en 1921 ingresó en el Partido Comunista. Tal como aluden sus biógrafos, por esas mismas fechas se inició como crítico literario y teatral, además de desempeñarse como redactor de las publicaciones comunistas “Rude Pravo” y “Tvorba”.

La forma en que fue extraído de la cárcel su libro "Reportaje al pie de la horca", me recuerda cómo también de manera similar se extrajo “La Historia me Absolverá” escrita con zumo de limón entre líneas de otros libros desde el Presidio Modelo en la otrora Isla de Pinos, donde fueron confinados Fidel y los asaltantes al Cuartel Moncada. Finalmente , “Reportaje…” se publicó por primera vez en 1945, al terminar la Segunda Guerra Mundial, y más tarde fue traducido a 70 idiomas de todo el mundo abriendo paso a la verdad. 

 Su valentía y heroísmo, el hecho de sentir fuertemente que cumplía su deber, tener ideas claras y fe en la victoria, le proporcionó  la fuerza que levantó a los pueblos en lucha contra el fascismo.

Fucik murió físicamente, pero su espíritu está vivo; su valor y patriotismo constituyen paradigma para los periodistas cubanos y a los de otras latitudes en su lucha y defensa de la libertad, por la familia y la justicia social, el amor a la vida y la verdad para continuar en la contienda por la Victoria.

Los periodistas de muchas latitudes arriesgan su vida a diario, o son víctimas del despido de sus redacciones y de la discriminación de sus patrones al servicio de corruptos gobiernos y grupos que les ocasionan hasta la muerte por solo ser consecuentes con la verdad, convirtiéndose en una de las profesiones que más vidas ha costado a sus profesionales en el ejercicio de su labor. Sólo en el 2022, según informa la Federación Internacional de Periodistas, fueron asesinados 116 colegas en 29 países.

Las organizaciones internacionales de periodistas declararon la fecha de su ejecución el 8 de Septiembre, como el Día de los hombres y mujeres de prensa en el mundo o Día Internacional del Periodismo. Mujeres y hombres que luchan a diario, desafían los graves peligros, advertencias y agresiones, y aun así, con la ética en la frente como la mejor carta de presentación y apego a la profesión, asumen la verdad como paradigma y principios aunque en ello les vaya la vida.

El mejor modo de mantener vivo el legado de Fucik es el apego a esa verdad que como bien ha precisado la Unión de Periodistas de Cuba “La verdad necesita de nosotros”. Esa verdad que hace valer las virtudes de la obra revolucionaria, que reflexiona constantemente ante las dificultades y evalúa, propone, dialoga, critica y da riendas sueltas a los temas más acuciantes de los cubanos.

Eso son los periodistas cubanos: paladines de la verdad, esa verdad que ya no solo tiene carriles en el éter, la pantalla o el papel, sino que el ciberespacio se ha convertido en la más amplia plataforma para el intercambio, el debate y la defensa de la obra revolucionaria con decencia, cultura, solidez en los argumentos y apego a los principios como dignos representantes de “la mejor profesión del mundo”, tal como la calificó el gran García Márquez.

El aplauso en esta jornada también histórica para los periodistas cubanos y pineros que se ocupan por estos días de reportar el inicio de la gran fiesta del saber de modo presencial en Cuba después de varios años de pandemia, y  junto a ello,  la significación unitaria y de amor que tiene para este pueblo la Virgen de la Caridad del Cobre, la Virgen Mambisa, la Patrona de Cuba, que también celebra hoy su día; especial significación también para los profesionales que desde Radio Caribe, el periódico Victoria, las diferentes corresponsalías nacionales o desde el canal territorial Islavisión, han desafiado con alegría y responsabilidad, el grave peligro de ejercer su labor en medio del azote de fuertes huracanes o contingencias bélicas en otras latitudes o durante la propia pandemia de la covid-19, demostrando el amor, altruismo y sentido de la vida que representa para ellos el oxígeno vital que les proporciona el periodismo.

Julius Fucík: un periodista con coraje


Por: Sergio Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *