abril 25, 2024 ¿Quienes somos?

El Tratado cubano-estadounidense, territorio usurpado por EEUU a Cuba

Bahía de Guantánamo

El 17 de febrero de 1903 fue firmado por el primer presidente de Cuba Tomás Estrada Palma y el 23 de febrero de 1903 por el presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt. Según este acuerdo, Cuba arrendaba de manera perpetua a los Estados Unidos el área de la Bahía de Guantánamo con el propósito de ubicar en ellas estaciones navales y de embarque. Los Estados Unidos tendrían jurisdicción y control absoluto sobre la zona y, a cambio, reconocerían la soberanía suprema de Cuba sobre la zona. Las embarcaciones cubanas, fueran mercantes o de guerra, tendrían libre paso por las aguas.

Base Naval de Guantánamo

La Base Naval de la Bahía de Guantánamo es un enclave e instalación militar de los Estados Unidos de América en el mar Caribe. Cuba reclama ser el Estado soberano de dicho territorio. Este último país disputa su soberanía sobre la base y la considera un territorio ocupado, pero los Estados Unidos se niegan a poner fin al arriendo haciendo valer el Tratado cubano-estadounidense de 1903. Para el Gobierno cubano, el territorio de la base es parte del municipio de Caimanera, dentro de la provincia de Guantánamo.​ Se localiza al extremo sureste de Cuba y alberga una base naval estadounidense de aproximadamente 117,6 km² (49,4 de tierra firme y el resto de agua y pantanos), en que se encuentra su prisión militar. El perímetro de la base se extiende por 28,5 km.

Las tropas estadounidenses y cubanas colocaron unas 55.000 minas terrestres antipersonal y antitanques en la "tierra de nadie" alrededor del perímetro de la base naval, creando el segundo campo de minas más grande del mundo y el más grande del hemisferio occidental. Inicialmente, las minas fueron colocadas por tropas estadounidenses, quienes también colocaron carteles que decían que las minas terrestres eran "precauciones" y no deberían considerarse "agresivas". En respuesta, las tropas cubanas también colocaron sus propias minas, y ambas partes terminaron sus campos de minas en 1961. Entre 1961 y 1965, las explosiones de minas terrestres provocaron la muerte de al menos 10 personas, incluso como resultado de accidentes de ingeniería y asistentes a fiestas nocturnas. El 16 de mayo de 1996, el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, ordenó el desminado del campo estadounidense. Desde entonces, han sido reemplazados por sensores de movimiento y sonido para detectar intrusos en la base. El gobierno cubano no ha removido su correspondiente campo minado fuera del perímetro.

Prisión dentro de la base naval

En el último cuarto del siglo XX, la base fue usada como centro de reclusión para refugiados cubanos y haitianos interceptados en alta mar. Sin embargo, comenzando el año 2002, una pequeña porción de la base fue usada para albergar dentro de los campos X-Ray, Delta y Echo, a prisioneros sospechosos de nexos con Al-Qaeda y el ejército talibán que fueron capturados en Afganistán. La publicidad más reciente divulgó la transferencia de prisioneros, el 22 de septiembre de 2004, cuando 10 prisioneros fueron traídos desde Afganistán. Finalmente, fueron encarcelados en la base sin ningún cargo.

El estatus legal tan peculiar de la Bahía de Guantánamo fue un factor para elegirla como centro de detención. Debido a que la soberanía de la Bahía de Guantánamo reside en Cuba, el gobierno estadounidense argumentó que la gente detenida en Guantánamo se encontraba legalmente fuera de su país y no tenían los derechos constitucionales que tendrían si estuvieran retenidos en él. Durante 2004, la Corte Suprema rechazó este argumento en el caso Rasul contra Bush, con la decisión mayoritaria, y se estableció que los prisioneros en Guantánamo tengan acceso a cortes estadounidenses, citando el hecho de que Estados Unidos tiene el control exclusivo sobre la Bahía de Guantánamo.

A 121 años de firmado el acuerdo que permitió su ilegal establecimiento en Cuba, la base naval estadounidense en Guantánamo constituye hoy una violación a la soberanía nacional.


Por: Nelson Pérez

Fotos: Tomadas de la Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *