julio 17, 2024 ¿Quienes somos?

En el Centenario de “La Novia de Cuba”

Hoy cumple Rosita Fornés el Centenario de fecunda vida y todavía están latentes el aplauso cerrado y los vítores entregados por el pueblo reunido en el Gran Teatro de La Habana en su última presentación aquí, para celebrar en grande sus ocho décadas de vida artística y los 96 de edad en aquella ocasión, con un gran espectáculo titulado “Nuestra Rosa de Cuba”, también transmitido por la Televisión Cubana y dirigido por Raúl de la Rosa, quien por más de tres décadas realizó los montajes de numerosos espectáculos protagonizados por ella.

Y es que Rosita desde muy temprana edad transpiraba arte, un voz extraordinariamente tierna,  excepcional belleza y protagonismo, que la llevaron a lograr una muy exitosa carrera en la radio, la televisión, el teatro y el cine, hasta convertirse en la Gran Vedete de Cuba, aclamada y muy querida por todo su pueblo que se lo demostró cada día, en cada actuación o encuentro sostenido con ella, agasajada con frases de cariño y gratitud por su arte.

Se han publicado en diferentes medios algunas curiosidades de su vida como su verdadero nombre que es Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia, la cual fue hija de los españoles Guadalupe Bonavia Fornoza y Santiago Palet, radicados en Cuba y viajaron a Estados Unidos para regresar con ella a la Habana a finales de 1925. Se ha explicado que después Lupe contrae matrimonio con José Fornés Dolz, originario de Valencia, quien le dio a la niña verdadero cariño paternal. Ella es la mayor de tres hermanos: el segundo, José Enrique, nacido en Madrid, y el tercero, Leopoldo, nacido en La Habana, ambos hijos de Fornés, quien tras su primera audición y triunfo adoptó su nombre artístico: Rosita Fornés.

La Fornés es de esas joyas cubanas que constituyen figuras insignes de la cultura nacional y universal, que fue aquí y en México donde hizo su más extensa y universal carrera, con independencia de que su nacimiento haya sido en Estados Unidos.  Ella también se convirtió en una estrella de la gran pantalla en México, país donde se casó por primera vez y tuvo a su única hija, Rosa María Medel.

Su protagonismo en decenas de filmes consolidó su brillantez entre toda una generación de grandes artistas antillanos,  que le colocaron para siempre en la preferencia de los públicos de Cuba, México y España, con los géneros más sobresalientes en ella como la zarzuela española y el musical norteamericano, en los que brilló de manera especial, con inolvidables interpretaciones en los protagónicos de Luisa Fernanda, La viuda alegre y Hello Dolly.

En todos los tiempos, antes y posterior al triunfo de la Revolución, la Fornés fue la principal protagonista de un sin número de programas televisivos, entre los que destacan algunos shows en las noches estelares de los sábados concebidos especialmente para ella. Tropicana, uno de los centros nocturnos más importantes del hemisferio,  la tuvo entre sus más destacadas estrellas, así como grandes producciones de otros cabarets la tuvieron como figura central.

Por su gran versatilidad artística, incursionó también en el teatro dramático, donde mostró sus extraordinarias cualidades como actriz, ratificado por Nicolás Dorr, autoridad cubana de las tablas, quien escribió para ella  Confesión en el Barrio Chino en la cual alcanzó una magistral actuación durante una larga temporada.

Rosita siempre demostró gran entrega y admiración por su Cuba hermosa, por Fidel, la Revolución y sobre todo, por el pueblo de Cuba, lo cual demostró en sus palabras de Miguel Barnet en la apertura de la Gala Homenaje por sus 80 años de vida artística cuando refirió que Rosita en una ocasión le confesó:  “Yo tengo en mi casa una habitación muy grande repleta de todos las distinciones, las medallas, los trofeos y regalos que me han hecho durante mi carrera y mis viajes a muchos países, cosas muy bonitas, recuerdos muy queridos…pero el mejor regalo que he recibido en mi vida es el cariño de mi pueblo”.

Hoy, en ocasión del centenario de su nacimiento, Rosita Fornés, “La Novia de Cuba”, con su eterno legado y presencia en el corazón de su pueblo, continúa conquistando nuestros corazones.


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *