abril 20, 2024 ¿Quienes somos?

Homenaje al mejor amigo de Cuba

X ANIVERSARIO DE SU PASO A LA INMORTALIDAD

Con la profunda convicción de que defender a Cuba y a Venezuela significa proteger la soberanía de todos los Estados de nuestro hemisferio, se celebra cada cinco de marzo desde el 2013 que se produce el deceso del Comandante eterno Hugo Chávez Frías, el Día de la Dignidad Latinoamericana y Caribeña.

El homenaje es propicio para resaltar el papel desempeñado por los próceres latinoamericanos en su lucha por la independencia de sus países y del continente, el legado antiimperialista e integracionista de quien fuera querido por Cuba como un hijo; así como la unidad entre nuestro país y Venezuela; la necesaria condena al bloqueo imperial contra ambas naciones y el llamado al respeto a la paz. la autodeterminación de los Estados y su soberanía nacional.

Día de la Dignidad Latinoamericana y Caribeña

Hoy se cumple la primera década del tránsito de Chávez hacia la eternidad, y el mejor amigo de Cuba, como lo calificó Fidel, sigue vivo en el pensamiento y la acción cotidiana de nuestros pueblos, por el legado de independencia, humanismo, solidaridad, internacionalismo y altos valores morales para los hijos de nuestros pueblos en su lucha frente al opresor imperialista y la forja de la paz continental.

Un día como hoy reconforta recordar al Comandante Chávez, quién había nacido en Sabaneta, un 28 de julio de 1954, fruto de una familia campesina amorosa y rellolla, por lo que creció con altos valores morales y con mirada siempre dirigida al bien humano y social, lo cual le favoreció para convertirse en un patriota ejemplar que desde las filas del ejército, enfrentó a los gobiernos de turno y a la intromisión extranjera para hacer de Venezuela un país más libre y próspero, en el que el pueblo fuera dueño de las riquezas.

Fue así que transitó por diferentes responsabilidades hasta llegar a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela en 1999, cargo que llevó con hidalguía y honor hasta su último aliento de vida en esta fecha del 2013. Sus ideas y pensamiento socialista e integracionista, heredados de la ideología de Simón Bolívar y Francisco de Miranda, lo convirtieron en el líder indiscutible de la Revolución Bolivariana y del pueblo venezolano.

Luego de comandar el 4 de febrero de 1992 una rebelión militar contra el paquete de medidas económicas neoliberales del Fondo Monetario Internacional (FMI) implementadas por el presidente venezolano de la época Carlos Andrés Pérez, sufrir prisión por dos años y ser liberado por reclamo popular, el 6 de diciembre de 1998, alcanzar el 56,24 por ciento de los votos en los comicios realizados en esa fecha, eligió a Chávez como Presidente Constitucional de la entonces República de Venezuela.

Recordemos que en febrero de 1999, Chávez asumió la primera magistratura y convocó a una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución acorde con los nuevos tiempos,  y ya el 9 de agosto de ese mismo año la Asamblea Nacional Constituyente le volvió a tomar juramento como primer mandatario de la República de Venezuela, pero el 15 de diciembre de ese 1999 el pueblo venezolano, en referéndum constitucional, aprobó por voto mayoritario la nueva Carta Magna Bolivariana contentiva de Cinco Poderes que le dieron un carácter único, democrático, progresista, participativo y con profundo arraigo en las esencias de los venezolanos.

Se reinstauró así en Venezuela una sociedad democrática, participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural, enmarcada en un Estado descentralizado y de justicia federal que aseguró el derecho a la vida, al trabajo, la cultura, la educación, la justicia social y la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna, en estrecha alianza cívico-militar para defender su soberanía.

Este hecho convirtió a Hugo Chávez Frías en el propulsor de un nuevo período histórico para Venezuela y con él, las viejas estructuras de poder se agrietaron, cedieron y terminaron por colapsar,  surgiendo organizaciones populares y corrientes alternativas de cambio impregnadas de esperanzadoras demandas e inéditos desafíos, bloqueos económicos, y agresiones de todo tipo.

La visión latinoamericanista de Chávez y su proyección internacional en el quehacer revolucionario socialista y transformador, lo traen a Cuba en un momento difícil para nuestros países y Latinoamérica respondiendo a una invitación de Eusebio Leal Spengler, para su primer encuentro con Cuba, con Fidel y su Revolución.

Fidel avizoró la grandeza del joven dirigente y largas horas de conversación y profundo análisis marcaron el inicio de una verdadera hermandad entre dos líderes y sus pueblos.

En un acto realizado con motivo de su visita en el Aula Magna de la Universidad de la Habana el 14 de diciembre de 1994, se puede decir que Chávez acaparó la simpatía de todos los presentes, cuando expresó que“era la primera vez que venía físicamente, porque en sueños, a Cuba había venido muchas veces”, a la vez quereconoció la influencia de la Revolución Cubana en su pensamiento revolucionario, asegurando que “algún día esperaban venir a Cuba en condiciones de extender los brazos para mutuamente alimentarnos en un proyecto latinoamericano”.

Así nació esa hermosa y legendaria amistad con recíproca admiración entre Fidel y Chávez marcada por los compromisos compartidos por el bien de nuestros pueblos y Latinoamérica toda, consumado en un abrazo sincero y el amor revolucionario puestos de manifiesto en todos los escenarios que caló en lo más profundo del sentir de los cubanos, que siempre lo hemos tenido como un hermano excepcional, como el mejor amigo de Cuba.

Desde su deceso hace hoy diez años, como bien describe la periodista Angélica Paredes en su artículo “Chávez no se va…”, “un cañón de montaña del siglo XIX dispara una bala de salva a las cuatro y 25 minutos de la tarde, hora exacta en que falleció el Comandante Hugo Chávez, el cinco de marzo de 2013. Cada día Caracas se estremece, porque ese cañonazo recuerda que allí, en el Cuartel de la Montaña, situado en el corazón del muy revolucionario Barrio “23 de enero”, descansan los restos de un hombre que vivió solamente 58 años, pero dejó un legado inmenso para su país, la región y el mundo”.

Les entrego este sentido recuerdo que nos dejaron los médicos cubanos que lo asistieron durante su enfermedad dedicándole con profundo amor la canción “El regreso del amigo”, junto a su autor, Raúl Torres.

Médicos que atendieron a Chávez y el cantautor Raúl Torres interpretan "El regreso del amigo"


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *