abril 17, 2024 ¿Quienes somos?

Pablo fue un precursor

“Nunca se pondrá el Sol sobre tu frente”

(Elegía segunda)
Miguel Hernández

En una época muy temprana como la década del ’30 del pasado siglo, Pablo de la Torriente Brau, nacido en Puerto Rico, pero hijo de padres cubanos, se convierte en precursor internacionalista al incorporarse como soldado devenido comisario político, en las filas de los revolucionarios españoles que combatían la ira fascista que inundaba su país. Y al ser asesinado el poeta Miguel Hernández le dijera en su “Elegía segunda”.

“Has perdido las plumas y los besos,
Con el sol español puesto en la cara
Y el de Cuba en los huesos”.

Pablo siempre se consideró hijo de esta Patria, pues fue aquí donde llegó de niño y siempre la sintió como suya; con una muy temprana inquietud revolucionaria recibió el primer bautismo de fuego mientras participaba en las acciones del movimiento estudiantil universitario ocurrido el 30 de septiembre de 1930, herido de bala por la represión desmedida del dictador Gerardo Machado.

Fue así que dejó su impronta en nuestra Isla al ser condenado junto a otro grupo de revolucionarios en Presidio Modelo, estancia que le permitió dejar constancia de los horrores del presidio y concretar una valiosa amistad con Raúl Roa entre otros intelectuales. Una vez derrotado el gobierno de Machado, sale del Presidio y, como periodista audaz y escritor vanguardista muy ingenioso, desenmascara todas las lacras de la República maltrecha que vivió y le sirvió para sentir la necesidad de manifestarse también mediante la cuentística con mucho impacto social.

Pablo de la Torriente Brau no fue, en el sentido estrecho del término, un poeta. En su sentido amplio sí: en su sensibilidad ante la naturaleza y la cultura que se expresa en sus textos, en su capacidad para el empleo de registros lingüísticos diversos según las situaciones comunicativas y el contexto.

Los versos que escribió mostraron con creces sus aptitudes líricas. La comicidad es un rasgo pertinente en Pablo, en su práctica social, en su condición humana en la que ética, práctica revolucionaria, solidez de pensamiento y sentido renovador de la literatura se integran en su obra que aprovechó todas las oportunidades que le dieron las circunstancias para convertirlas en temas con acuciosa justicia.

Era una época muy convulsa internacionalmente en la que el fascismo tomaba fuerza en Europa y el General golpista español Francisco Franco, se alió a las bestias fascistas de Alemania lideradas por Adolfo Hitler y su Partido Nacional Socialista (Nazi) y los de Italia, con Benito Mussolini al frente. En esas circunstancias de extremo terror que comenzó a vivir el pueblo español  se desencadena la Guerra Civil que se extendió desde 1933 hasta 1936, le sirvió a Pablo para incentivar su vocación internacionalista por lo cual decide: “Me iré a España, a la guerra antifascista”.

De este modo Pablo de la Torriente Brau entra en el umbral internacionalista de nuestra Patria que se ha multiplicado por miles y representa uno de los más nobles valores enaltecidos por el bien de la humanidad. Acompaña a los patriotas españoles en la apasionada y sangrienta defensa ante la avalancha fascista luchando. No solo peleó en la trinchera y la oficialidad, sino que su verbo encendido también enfrentó a los falangistas hispanos con profundos razonamientos que aplastaban al más pinto de la paloma que se le enfrentara, porque Pablo, como comisario político cubano se convirtió en paradigma para su tropa hasta el sombrío 19 de diciembre de 1936, hace hoy 87 años, cuando una bala le atraviesa el pecho camino a Majadahonda, quedando tendido de frente al sol sobre la hierba.

Sin dudas, Pablo en su lucha por la defensa de la República española contra el fascismo, ha quedado en su corazón y en el todos los cubanos que lo admiran como precursor de la hazaña internacionalista de la que se enorgullece el pueblo cubano.

El poeta español Miguel Hernández, también compañero suyo del batallón internacionalista, se motivó con la altura del guerrillero-intelectual cubano y le dedicó una hermosa elegía, “Elegía segunda” que comparto con ustedes a continuación:

“Elegía segunda”

(A Pablo de la Torriente, comisario político)

“Me quedaré en España, compañero”
me dijiste con gesto enamorado
y al fin sin tu edificio tronante de guerrero
en la hierba de España te has quedado.

Nadie llora a tu lado:
Desde el soldado al duro comandante,
Todos te ven, te cercan y te atienden
Con ojos de granito amenazante,
Con cejas incendiadas que todo el cielo encienden.

Valentín el volcán que si llora algún día
Será con unas lágrimas de hierro,
Se viste emocionado de alegría
Para robustecer el río de tu entierro.

Como el yunque que pierde su martillo,
Manuel Moral se calla
Colérico y sencillo.

Y hay muchos capitanes y muchos comisarios
Quitándote pedazos de metralla,
Poniéndote trofeos funerarios.

Ya no hablarás de vivos y de muertos,
Ya disfrutas la muerte del héroe, ya la vida
No te verá en las calles ni en los puertos
Pasar como una ráfaga garrida.

Pablo de la Torriente,
Has quedado en España
Y en mi alma caído:

Nunca se pondrá el sol sobre tu frente,
Heredará tu altura la montaña
Y tú valor el toro del bramido.
De una forma vestida de preclara.

Has perdido las plumas y los besos,
Con el sol español puesto en la cara
Y el de Cuba en los huesos.

Pasad ante el cubano generoso,
Hombres de su brigada,
Con el fusil furioso
Las botas iracundas y la mano crispada.

Miradlo sosteniendo a los terrones
Y exigiendo venganza bajo sus dientes mudos
A nuestros más floridos batallones
Y a sus varones como rayos rudos.

Ante Pablo los días se abstienen ya y no andan.
No temáis que se extinga su sangre sin objeto,
Porque éste es de los muertos que crecen y se agrandan
Aunque el tiempo devaste su gigante esqueleto.

  1. /Se refiere a Valentín González “El Campesino”, que fue jefe de su Unidad Militar.

       *Fragmento del poema “Elegía segunda”.

Silvio Rodríguez canta “Elegía Segunda”


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *