enero 31, 2023

Partidarios de Bolsonaro intentan tomar en el Palacio de Planalto, el Tribunal Supremo y el Congreso de Brasil

La turba rompió los cordones de seguridad y confrontó a la Policía en la Esplanada dos Ministerios.

Bolsonaristas radicales han conseguido romper los cordones de seguridad alrededor del Congreso Nacional de Brasil e irrumpir en el edificio del órgano legislativo. En la Esplanada dos Ministérios, en Brasilia, se han producido enfrentamientos de manifestantes con la Policía, que trató de dispersar a la multitud con gas pimienta.

En las primeras imágenes desde el lugar de los hechos se aprecian ventanas rotas y humo en algunos puntos.

Según medios locales, esta mañana en la zona había tres autobuses con miembros de las fuerzas de seguridad, pero no resultó suficiente como para contener a los manifestantes, que llegaron al Congreso Nacional vistiendo en su mayoría los colores verde y amarillo.

Los manifestantes atacaron algunos vehículos de la Policía del Congreso, destruyeron barreras de protección y, armados con palos, se han enfrentado a los agentes de seguridad. Los bolsonaristas invadieron y destruyeron el pleno del Supremo Tribunal Federal, en medio de la invasión de la Plaza de los Tres Poderes en la capital brasileña. Los congregados protestaban contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien asumió el cargo el pasado 1 de enero. Los medios locales informan que Lula da Silva ha sido evacuado a un lugar seguro, lejos del centro de Brasilia.

Ministro de Justicia autoriza uso de la fuerza para enfrentar a manifestantes

Foto: AFP.

El ministro de Justicia de Brasil, Flávio Dino, afirmó este domingo que "no prevalecerá" la voluntad de los bolsonaristas radicales que han invadido el Congreso Nacional.

El funcionario autorizó el uso de la Fuerza Nacional en la seguridad de la capital ante la amenaza de acciones violentas, mientras, el Distrito Federal asegura que habrá refuerzos a las autoridades.

Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, condena actos violentos en Brasil

Foto: archivo

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, mostró su rechazo a los hechos violentos provocados por fuerzas bolsonaristas en la capital de Brasil.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, el gobernante cubano expresó su solidaridad con su par Lula Da Silva y aseguró que el objetivo de los disturbios es irrespetar la voluntad popular de los brasileños.

Maduro, Petro y Fernández entre los primeros mandatarios en mostrar su apoyo a Lula

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, le envió un mensaje de solidaridad a su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva, quien tomó posesión hace una semana como primer mandatario de Brasil.

El motivo de dicho pronunciamiento tuvo origen en las manifestaciones que se llevan a cabo este domingo por cuenta de seguidores de Jair Bolsonaro, quienes se tomaron la sede principal del Congreso de ese país.

Por su parte, el presidente argentino, Alberto Fernández, publicó un grupo de mensajes en la misma red social condenando los hechos y pidió firmeza frente a la reacción antidemocrática de los bolsonaristas. El jefe de Estado argentino también habló en calidad de presidente protémpore de la CELAC y Mercosur.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, también fue uno de los primeros líderes latinoamericanos en reaccionar. Condenó los hechos y afirmó que el pueblo brasileño se movilizaría para defender la democracia.

Lula decreta intervención federal en Brasilia y anuncia retorno inmediato a la capital

Foto: Agencias.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, decretó este domingo la intervención federal en la capital del país, Brasilia, luego que miles de bolsonaristas irrumpieran e invadieran la sede de los tres poderes del Estado, ante la inacción o incapacidad de la policía local.

El mandatario, que se encontraba en Sao Paulo, anunció además que regresa a la capital para visitar las instalaciones asaltadas y liderar las investigaciones respecto a los culpables.

Lula calificó de fascistas a los asaltantes y responsabilizó al expresidente Jair Bolsonaro.

Policía brasileña comienza a dispersar a los bolsonaristas

Foto:https://t.me/wofnon[/caption]

La policía brasileña comenzó a dispersar a los manifestantes bolsonaristas que tomaron las sedes de varios poderes del Estado, entre ellos el Congreso Federal Se utilizan cañones de agua, gases lacrimógenos y munición no letal.

Bolsonaro niega responsabilidades

El expresidente de Brasil Jair Bolsonaro ha negado su responsabilidad en el asalto a las instituciones en Brasilia por parte de sus simpatizantes. Más de siete horas después del ataque a los edificios públicos, Bolsonaro aseguró que durante su mandato "siempre" ha cumplido con la Constitución, "respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y la sagrada libertad".

"Además, repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del Ejecutivo de Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva)", ha escrito el exmandatario en una serie de mensajes publicados en su perfil de la red social Twitter.

Bolsonaro ha comparado los hechos acontecidos este domingo, que ha calificado de "depredaciones e invasiones" con las "manifestaciones convocadas por al izquierda", asegurando que "escapan la regla", ya que "las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia".

El ministro de Justicia, Flávio Dino, ha afirmado que Bolsonaro es políticamente responsable de los ataques a las instituciones democráticas que han tenido lugar este fin de semana después de semanas de amenazas.

"Políticamente está claro que, en la medida en que hubo una transición conflictiva y que no hubo reconocimiento del resultado electoral y, por el contrario, hubo una instigación a creer en esoterismo, exotismo, tesis extrañas o agresivas, está claro que la responsabilidad política es inequívoca", ha afirmado Dino, tal y como recoge la cadena O Globo.

"La responsabilidad jurídica, obviamente, recae en el Poder Judicial, en el Ministerio Público. No veo, en este momento, ningún elemento de responsabilidad legal para el ex presidente", ha precisado el titular de la cartera, que ha agregado que puede "aparecer" responsabilidad legal pero que ahora no hay.

Aun así, ha reiterado que sí existe responsabilidad política. "Todos aquellos que quieran polarizar, instigar a la práctica de delitos o extremismos son políticamente responsables, por acción o por omisión", ha remachado.

(Tomado de europapress.es)

5 preguntas para entender el asalto a las instituciones del Estado en Brasil

Manifestaciones en Brasil.Foto: EPA.

El asalto a las sedes de los tres poderes de Brasil por miles de seguidores del expresidente ultraderechista Jair Bolsonaro dejó, además de escenas de caos y destrucción, varias preguntas abiertas.

Si bien las autoridades han indicado que las fuerzas de seguridad retomaron el control de los edificios de la Presidencia, el Congreso y el Poder Judicial en Brasilia, la crisis que estalló el domingo está lejos de concluir.

Apenas una semana después de ser investido en el cargo, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ordenó la intervención federal para asumir la seguridad en el Distrito Federal y sostuvo que habrá un "castigo ejemplar" a los responsables.

Lula se encontraba en São Paulo cuando ocurrió la invasión y regresó a Brasilia en la misma noche del domingo. Cientos de bolsonaristas movilizados en Brasilia han sido detenidos desde entonces por orden de la Justicia, según informaron autoridades brasileñas.

1. ¿Cómo se produjeron y organizaron los ataques?

Los atacantes partieron desde las inmediaciones del Cuartel General del Ejército, donde se concentraban bolsonaristas que piden una intervención militar tras el triunfo de Lula, y avanzaron unos ocho kilómetros hasta la plaza de los Tres Poderes en Brasilia para invadir los principales edificios de la República.

Vestidos con los colores de la bandera nacional, los miles de simpatizantes de Bolsonaro superaron las barreras de la policía e irrumpieron en las sedes del Legislativo, el Poder Judicial y la Presidencia, en unas escenas similares a la invasión del Capitolio de Estados Unidos hace dos años.

Todo indica que esta estuvo lejos de ser una acción espontánea y una de las preguntas que han surgido es cómo se organizó el asalto.

Decenas de autobuses con participantes en el ataque habían llegado en las horas previas desde otros puntos de Brasil a la capital para engrosar el campamento bolsonarista.

Foto: BBC.

2. ¿Por qué falló la seguridad?

La facilidad con que los atacantes avanzaron hasta las sedes del poder en Brasilia e ingresaron en ellas levantó de inmediato interrogantes sobre el accionar de las fuerzas de seguridad.

Después de todo, existían desde antes advertencias de que la aspiración de muchos bolsonaristas radicales era repetir un ataque como el que realizaron seguidores del entonces presidente estadounidense Donald Trump en el Capitolio el 6 de enero de 2021.

Lula responsabilizó a su predecesor del ataque y dijo que hubo "incompetencia, mala voluntad o mala fe" de las fuerzas de seguridad del Distrito Federal, que dependían del gobernador local Ibaneis Rocha, separado del cargo por la Justicia el mismo domingo.

El presidente citó imágenes en que los policías "están guiando a las personas en la caminata hasta la plaza de los Tres Poderes".

Medios brasileños han divulgado videos que muestran pasividad de policías militares de la capital frente a los atacantes, incluso conversando distendidamente con ellos.

Quien estaba a cargo de la seguridad del Distrito Federal era Anderson Torres, un exministro de Justicia de Bolsonaro que fue destituido por el gobernador y cuya detención fue reclamada por la abogacía del gobierno.

Pero también han surgido cuestionamientos a la actuación o pasividad de otras entidades como la Policía Federal de Carreteras, el Ejército o el Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia.

Un desafío clave que expertos asignaban a Lula desde antes de iniciar su mandato es revertir la politización que hubo en las fuerzas de seguridad brasileñas bajo el gobierno de Bolsonaro, un excapitán del Ejército.

"Ese es el problema", afirma Vera Chaia, profesora de ciencia política en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo.

"Lo que se está hablando es que debe ocurrir un proceso de acabar con la interferencia de Bolsonaro en las fuerzas militares", dice Chaia a BBC Mundo.

3. ¿Cómo respondió Lula y qué impacto tendrá esto en su gobierno?

El mandatario prometió castigar con dureza a las personas que protagonizaron el asalto y les calificó de "nazis y fascistas" que representan "todo lo que es abominable" en política.

Lula viajó hasta la capital desde el Estado de Sao Paulo, en el que se encontraba de visita de trabajo, y revisó los daños ocasionados por los simpatizantes de Bolsonaro a las sedes de los tres poderes.

"Democracia siempre, buenas noches", señaló en un tuit publicado a última hora de la noche del domingo junto a una foto de un encuentro con otras autoridades.

Los hechos del domingo marcaron la primera crisis significativa para el flamante gobierno de Lula. Y la forma como la resuelva lo podría afectar de forma negativa o positiva.

El presidente izquierdista también admitió el domingo que quizás se cometieron errores dentro de su propia administración.

"Si hubo omisión de alguien del gobierno federal que facilitó eso, también será castigado", aseguró Lula.

Por tratarse de invasiones a edificios federales y del propio lugar de trabajo del presidente, dice Noronha, el gobierno debería haber recibido información de inteligencia.

Si el gobierno actuó con tibieza frente a sus opositores radicales, podría pagar un costo político.

Pero otros creen que para Lula también pudo haberse abierto la oportunidad de actuar con eficacia con otros partidos y poderes del Estado contra el desafío extremista.

"Esto fortalece la visión de un frente amplio y un apoyo mayor que el gobierno tiene que tener para combatir a ese grupo más radical", sostiene Chaia.

El presidente Lula.Foto: BBC.

4. ¿Qué dijo Bolsonaro y cómo le afectará lo ocurrido?

Tras el asalto en Brasilia, el expresidente Bolsonaro se manifestó mediante tuits y sostuvo que las depredaciones e invasiones de edificios públicos "escapan a la regla" de la democracia.

También aseguró que durante su gobierno cumplió con la Constitución. Y repudió las acusaciones de Lula de que estimuló los ataques de sus seguidores, afirmando que carecían de "pruebas".

Bolsonaro está en Florida, EE.UU., desde antes del cambio de mando en Brasil y ha evitado reconocer de forma explícita el triunfo de Lula luego de sembrar durante meses dudas sobre la fiabilidad del sistema electoral de su país.

El expresidente ya enfrenta varias denuncias en Brasil que podrían pasar a la justicia ordinaria ahora que perdió los fueros privilegiados y una pregunta es cómo lo impactarán los actos vandálicos de sus seguidores.

"Esa invasión y destrucción de edificios públicos obviamente que no tiene respaldo institucional y debilita a Bolsonaro hasta como líder de la oposición", dice Noronha.

De hecho, algunos aliados de Bolsonaro y representantes de diversos partidos políticos criticaron el asalto del domingo con más elocuencia que el propio expresidente.

Muchos de los participantes del asalto en Brasilia regresaron al campamento frente al Cuartel General del Ejército en la misma noche del domingo.

Y otros bolsonaristas radicales bloquearon carreteras en cuatro estados de Brasil.

Pero también hay dudas sobre lo que ocurrirá con estos grupos movilizados.

El ministro del Supremo Tribunal brasileño Alexandre de Moraes ordenó la desocupación de los campamentos próximos a cuarteles y la detención de sus participantes.

En la mañana de este lunes, la Policía Militar del Distrito Federal comenzó a despejar el campamento frente al Cuartel General del Ejército en Brasilia.

Unos 1.200 bolsonaristas eran conducidos bajo arresto a la sede de la Policía Federal, informó el Ministerio de Justicia.

Las detenciones podrían imprimir un nuevo giro a la crisis.

"A medida que las personas van siendo presas, eso puede eventualmente aumentar el nivel de tensión", señala Noronha.

Jair Bolsonaro.Foto: BBC.

Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *