abril 20, 2024 ¿Quienes somos?

Salvador Cisneros nos legó un racimo de virtudes.

Este 28 de febrero se cumple el aniversario 110 de la muerte del independentista cubano Salvador Cisneros Betancourt, quien fuera político y militar cubano, un revolucionario que con su actuar decidido por Cuba nos legó un racimo de virtudes.

Fue Cisneros uno de los principales líderes de la Junta Revolucionaria de Camagüey, el que con su firme decisión de no permitir que los españoles concentraran todo el poderío contra los patriotas orientales, determinó el alzamiento de los camagüeyanos el 4 de noviembre en Las Clavellinas. Aún nacido de una familia noble fue partidario de la independencia de Cuba y  a ella consagró su vida

Heredó Cisneros Betancourt de su padre el título nobiliario de II Marqués de Santa Lucía en 1846 y en la Guerra del 95 se alzó el 5 de junio de ese año, al frente de 12 camagüeyanos, en Las Guásimas de Montalbán en Santa Cruz del Sur  sumándose al mayor general Máximo Gómez en Sabanilla del Junco.

José Martí lo encuentra en Nueva York y lo suma de nuevo a la causa de la Revolución, pero Cuba todavía no está lista para volver a las armas. Cisneros regresa a la Isla en 1884 y se instala en Camagüey. Poco a poco, la monumental obra organizativa del Apóstol toma forma y la Guerra Necesaria estalla por fin el 24 de febrero de 1895.Cuando regresó a Cuba en 1884 después de 16 años en el exilio, ya no era el mismo,  entoncesentró al monte con el título de Marqués de Santa Lucía y salió como un exiliado. (Sifonte Díaz)

Entre su larga hoja de servicio a la patria se puede resumir:

Presidió la Asamblea Constituyente de Jimaguayú donde resultó electo Presidente de la República en Armas, y se convirtió en el único cubano que ocupó ese cargo en dos ocasiones. Junto con los miembros de su gobierno acompañó a la columna invasora, bajo el mando del mayor general Antonio Maceo, desde Mangos de Baraguá hasta Ciego de Potrero, en Sancti Spíritus desde donde regresó a Oriente.

También fue elegido delegado a la Asamblea de La Yaya.

Y como delegado por Camagüey a la Asamblea Constituyente de 1901 se opuso firmemente a la aprobación de la Enmienda Platt y emitió un voto particular contra la misma.

También fue electo senador, por Camagüey, para el primer Congreso de la República (mayo de 1902) el 10 de octubre de ese año fundó la Junta Patriótica de La Habana.

Su extensa hoja de servicios a la patria también estuvo presente cuan do el 26 de marzo de 1913 resultó proclamado presidente del Comité Pro Abolición de la Enmienda Platt, y fue reelegido en el senado por el pueblo camagüeyano, de forma consecutiva.

Cisneros ya supera las seis décadas y aun así se reincorpora a la lucha sin vacilación. A él lo caracterizaría el Generalísimo como: “El viejo guapo, el de buena cepa“.

Salvador Cisneros Betancourt, tres guerras de independencia.


Por Redacción Web

Fotos: Tomadas de la Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *