julio 17, 2024 ¿Quienes somos?

Un Partido para la UNIDAD

Si hoy nos enorgullece la unidad alcanzada por el Partido con su pueblo y con las fuerzas políticas que protegen y engalanan la nación, no podemos desestimar la significación que tuvo para la historia del Partido y su papel como fuerza dirigente de la sociedad cubana, aquel domingo tres de octubre de 1965, cuando, en jornada memorable, fuera presentado el Primer Comité Central del en el antiguo teatro “Charles Chaplin” de La Habana, hoy “Carlos Marx”.

Podríamos decir que UNIDAD es la acción con la que se pudiera definir lo sucedido aquella histórica noche, porque la constitución del primer Comité Central nace del sentido abrazo entre las tres organizaciones que participaron, activa y heroicamente, en el derrocamiento de la sangrienta tiranía batistiana: El Movimiento 26 de Julio liderado por Fidel, el Directorio Revolucionario 13 de Marzo con Faure Chomón al frente y el Partido Socialista Popular cuyo secretario general era Blas Roca, las cuales, en 1961, se fusionan en las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), que significó un paso importante, un impulso vital para la creación del Partido unitario de la Revolución al año siguiente: El Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURS).

Solo a unos escasos siete años del triunfo del primero de enero de 1959 la fusión de esa fuerza política ya representada por el PURS para la creación del Partido, se redimensiona en las nuevas circunstancias de la Revolución Socialista ya con su definitiva denominación, cuya constitución del primer Comité Central le imprimió una novedosa dimensión convirtiéndose en el acto más trascendente en la historia del Partido hasta esos momentos, que le ha permitido desempeñar sus funciones de dirección, control y guía de la Revolución.

Cuba- 3 de Octubre de 1965, creación del Primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba

Es entonces Fidel Castro Ruz el que consolida el liderazgo con la nueva organización y al presentar al pueblo cubano la integración del Primer Comité Central, subraya: “no hay episodio heroico en la historia de nuestra Patria, en los últimos años, que no esté ahí representado”.

Como parte de su intervención Fidel informa al pueblo que en su primera sesión de trabajo, realizada el sábado 2 de octubre, ratificaron las medidas acordadas por la Dirección Nacional del PURS y eligieron a los miembros del Buró Político, quedando integrado por Fidel Castro, Raúl Castro, Juan Almeida, Osvaldo Dorticós, Ramiro Valdés y Guillermo García; también eligieron al Secretariado y a las comisiones de trabajo. Por último precisa la decisión adoptada de fusionar los periódicos “Revolución” y “Hoy” en un solo órgano oficial del Partido: el periódico “Granma”.

Hace referencia además, a otro acuerdo, “aún más importante”, según enfatiza, sobre el nombre que debía llevar la organización rectora de nuestra sociedad. Pero fueron los asistentes a ese histórico acontecimiento, los que a viva voz, al reclamo de Fidel, coincidieron ennombrar al Partido con su nombre original “Partido Comunista de Cuba”, nombre que toman del Primer Partido Comunista de Cuba fundado por Baliño y Mella en 1925 y que ahora se adaptará a las nuevas circunstancias.

Entre las ausencias importantes en la integración de las estructuras informadas se encuentra precisamente el Ché, el cual, como él mismo expresó: “posee todos los méritos y todas las virtudes necesarias, en el grado más alto para pertenecer al Comité Central.” E inmediatamente lee, con toda la emoción que ello le produjo, la carta de despedida del Guerrillero Heroico en la que se ratifican sus condiciones como guerrillero internacionalista, latinoamericanista y revolucionario convencido, que amó profundamente a Cuba y la llevó en el corazón como su segunda patria.

En el de cursar de la Revolución el Partido se ha distinguido por ser el fiel promotor y preservador de la UNIDAD como principio de principios, como la mayor fortaleza frente al imperio que nos acecha y ambiciona, como el arma fundamental en la lucha ideológica actual, la preservación de la idiosincrasia, las tradiciones y la cultura del pueblo cubano.

El Partido se crece ante cada desafío, adapta sus métodos y estilos de trabajo; también renueva su dirección en los momentos que fueron necesarios y que la Dirección Histórica decidió darle el paso a las nuevas generaciones de comunistas demostrando así la continuidad sin ruptura generacional, por el contrario, coincidencia de principios, ideales y virtudes para representar al pueblo cubano.

Elegido Díaz-Canel como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.

Fue precisamente en el momento que el país enfrentaba superiores retos por la pandemia y el imperio aplicaba métodos más sofisticados  e inhumanos para tratar de exterminar a la Revolución, cuando el 16 de Abril del 202, coincidiendo con el aniversario 60 de la Victorias de Playa Girón, que Raúl en calidad de Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, informa a los asistentes al VIII Congreso y al pueblo cubano que lo seguía en sesión televisiva, la satisfacción de entregar la dirección del país a un grupo de jóvenes dirigentes, comprometidos con la ética de la Revolución, llenos de pasión y espíritu antimperialista y sabedores de que representan la continuidad de la Revolución.

Fue esa una jornada significativa e histórica de ese cónclave partidista en la que Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien se desempeñaba como Presidente de la República, asume también el cargo de Primer Secretario del Comité Central del Partido. Al resumir ese histórico VIII Congreso y profundizar en la significación de la continuidad histórica desde la manigua hasta nuestros días, Díaz-Canel precisó: “Nuestra generación entiende la responsabilidad que asume al aceptar este reto y declara, ante la generación histórica, su honra y orgullo por dar continuidad a la Revolución… ¡Gracias por darnos la oportunidad de servir a esta dignísima causa por la cual estaremos siempre dispuestos a dar la vida y como Camilo sentenciamos:… ¡Más fácil nos será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza!”.

Clausura Díaz-Canel VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba

Hoy, cuando los desafíos crecen por día, en medio de una feroz batalla por mantener como paradigma de actuación la resistencia creativa y enfrentar los grandes desafíos que se le imponen a la Revolución, crece la responsabilidad del Partido en la conducción de la sociedad cubana, y en su condición de Partido único de la nación, para ser cada vez más democrático, con mayor  participación del pueblo en los análisis y decisiones, con importante espacio a la participación popular, como bien ha expresado Díaz-Canel: “para sentirnos satisfechos y superarnos más porque todo lo que hagamos, tanto en el terreno ideológico como en el económico, tiene que tener como horizonte la felicidad y el bienestar del pueblo, desde las esencias del socialismo (…) Pueblo y unidad es igual a decir Partido”.

A 58 años de este histórico acontecimiento partidista, se yergue una mayor unidad y continuidad de la obra revolucionaria abrazados a los principios que han hecho digno al Partido Comunista de Cuba.


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *