febrero 1, 2023

Tributo desde el corazón de la Patria

Con Maceo y Panchito, los cubanos rendimos tributo a los héroes de todas las batallas, a los que iniciaron la lucha por la Independencia el 10 de octubre de 1868 hasta nuestros días haciendo realidad el concepto de que en Cuba, se ha producido una sola Revolución que ya trasciende 154 años. Del mismo modo, desde 1989 se honra a los mártires que ofrendaron su vida en otras tierras en el cumplimiento de misiones internacionalistas con la “Operación Tributo”, la cual arriba al 33 aniversario del retorno de sus restos a nuestro país.

Hoy el pueblo de la Isla de la Juventud y de Cuba toda, se levanta para perpetuar la memoria de sus mártires en todos los confines de nuestra geografía. Hasta en el barrio más intrincado una flor es dedicada a ellos como símbolo del reconocimiento y cariño que se les profesa por ese inmenso gesto humano y desinteresado de entregar la vida por la independencia de su país y de otros pueblos del mundo en noble gesto internacionalista.

Cuando hacemos referencia al Titán de Bronce como justamente es identificado el General Antonio Maceo Grajales, encerramos en él toda la grandeza y heroísmo que haya marcado a los héroes de nuestras luchas independentistas y a los cubanos ilustres por  tres razones fundamentales: el lugar que ocupa en nuestra historia, su obra revolucionaria y la influencia que ejerce su ejemplo en nuestra conciencia.

Un día como hoy, siete de diciembre  pero de 1896, cayó el Titán en San Pedro, Punta Brava, cumpliendo con su deber de patriota incondicional; con su caída se sintetizó su vida, lealtad, obra revolucionaria, su ejemplo y  grandeza, la cual se hace extensiva a su joven ayudante Panchito Gómez Toro.

La muerte del Héroe de Peralejo y Sao del Indio acrecentó su figura como fuente inagotable de inspiración, de estímulo y ansias de independencia, de mayores esfuerzos y entusiasmo creador de las nuevas generaciones de cubanos dignos, crecidos bajo ese paradigma libertario.

El Apóstol José Martí decía que "…los muertos son las raíces de los pueblos, y, abonada con ellos la tierra, el aire nos los devuelve y nutre de ellos". Por eso, en este día se rinde homenaje a todos los caídos en las Guerras de Independencia.

Maceo, ciertamente, abonó la tierra y se hizo raíz del pueblo; y de su bravura, de su amor por Cuba y por la Humanidad, nos hemos nutrido las generaciones que le precedieron. 

Hace poco más de tres décadas la tierra cubana acogió en su seno a aquellos herederos del Titán de Bronce caídos en el cumplimiento de misiones internacionalistas en diversas partes del orbe peleando por un mundo diferente, nada parecido al que emergió con la locura imperialista. Ellos regresaron a Cuba solo con el gran honor de haber entregado sus vidas por el bien de la humanidad.

Es necesario forjar esa humanidad sin amos; por ella los nobles explotados del mundo siguen peleando, y nuestro aguerrido pueblo les rinde el merecido tributo desde el mismo corazón de la patria.


Texto y fotocomposición: Sergio I. Rivero Carrasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *