abril 20, 2024 ¿Quienes somos?

“Cuba, qué linda es Cuba” cumple hoy 65 años

El “culpable” de este acontecimiento fue el guitarrista y compositor cubano Eduardo Saborit, quien compuso el 26 de enero de 1959 la inmortal canción que ha acompañado a los cubanos y al mundo durante estas seis décadas y media moviendo sentimientos y enalteciendo corazones.

Pero… ¿Quién fue Eduardo Saborit? Saborit nació en Campechela, en la antigua provincia de Las Villas, hoy Villaclara, el 14 de mayo de 1911.

Debemos tener presente que desarrollo de la cultura en Campechuela, en la primera década del siglo XX, se manifestaba en lo fundamental a través de agrupaciones de pequeño formato y la existencia de pequeñas aulas donde se impartía música como principal arte de la zona.

Al decir “A Eduardo Saborit Pérez lo de músico le viene por tradición familiar, su padre era director de la Banda de Música Municipal en el poblado de Campechuela, además hacía música para órgano. Desde pequeño Eduardo aprendió a leer el pentagrama

Maestros de esta especialidad como Eduardo Saborit (padre), Crecencio Rosales y Manuel Apronianio Jerez Hidalgo, hacían de niños y jóvenes verdaderos virtuosos de la música de la época, sobre todo la clásica (para el aprendizaje) y la popular, muy usada en las fiestas del momento y los incorporaban a las agrupaciones de aficionados que se creaban.

Desde los primeros momentos en 1959, incursionó en temas relacionados con el triunfo de la Revolución cubana, la  Campaña de Alfabetización, la Lucha contra Bandidos, la fundación de organizaciones revolucionarias, la defensa de la patria entre otros aspectos, dejando plasmados algunos de ellos de manera magistral en su quehacer musical.

Se dice que desde muy joven siempre mostró un carácter alegre y jovial, de buenos modales, muy sencillo y afable, valores que lo hizo ser aceptado por amigos, vecinos y compañeros de la música. Integró la Banda Municipal de Campechuela muy joven tocando la flauta, siendo su padre el primer maestro que lo condujo por la senda musical.

Un baño en aguas contaminadas le hicieron padecer el tifus provocándole un cambio rotundo para su vida. Sobrevivió al padecimiento pero le fue suspendido, por prescripción facultativa, la ejecución de los instrumentos de viento a cuyo estudio, hasta ese momento, se había dedicado.

Fue entones que para no quedar alejado de la música comenzó los estudios de guitarra clásica como una forma de entretenimiento, y logra tal virtuosismo que un amigo que lo conocía bien  expresa que “Desde niño, manifestó una clara vocación por la guitarra. Ya en los primeros años de su juventud era un buen guitarrista…”

A Saborit le corría por las venas sangre revolucionaria, su familia tenía un marcado conocimiento y devoción por el pensamiento marxista-leninista que lo hacen vincularse desde muy temprano a las acciones revolucionarias y ser perseguido por los esbirros de las dictaduras de los gobiernos de turno hasta que el producirse el triunfo, que se entrega en cuerpo y alma a la Revolución.

Eso puede explicar que a solo 26 días del triunfo viera la luz una canción tan hermosamente patriótica y sentida como es “Cuba, qué linda es Cuba”, y él “la quería más porque la defendía”.

Así es como compone varios himnos que responden al momento histórico vivido, además funge como asesor, compone la canción “Despertar”, inspirada en una carta que le envía un joven campesino alfabetizado a Fidel, además lleva en su hacer el “Himno de la Alfabetización y de los becados junto a otras canciones que trascendieron el continente americano y se calaron en miles de personas en Europa y otros continentes durante una gira que realizara los primeros días de la Revolución.

Su añoranza por Cuba lo lleva a componer “Cuba, qué linda es Cuba”, que fue como un himno desde su nacimiento para enaltecer el patriotismo y el amor por nuestro país. Durante la celebración del durante el XI Festival de la Juventud y los Estudiantes fue interpretada magistralmente por un gran coro dirigido por la Mestra Cuca Rivero.

El cinco de marzo de 1963, muy joven aún, con unos escasos 52 años, fallece en La Habana por un infarto del miocardio. Una gran pena y pérdida para la Cultura Cubana, pero inmortalizado en su fecunda y vibrante obra que trasciende el tiempo.

Su casa natal, construida en el año 1900. En 1963 fue declarado “Sitio Histórico” y en 1999 recibió una reparación capital.

Letra de la canción “Cuba, qué linda es Cuba.”

Oye, tú que dices que tu patria no es tan linda
Oye, tú que dices que lo tuyo no es tan bueno
Yo te invito a que busques por el mundo
Otro cielo tan azul como tu cielo.

 Una luna tan brillante como aquella
Que se filtra en la dulzura de la caña,
Un Fidel que vibra en la montaña
Un rubí, cinco franjas y una estrella.

Estribillo:

Cuba, que linda es Cuba,
Quien te defiende te quiere más.

Cuando estoy lejos, pienso en la playa
De Varadero y en Tarará.
Cuando estoy lejos sé que tú cuidas
Mi virgencita, mi Caridad. (bis)

Canción “Cuba, qué linda es Cuba por Ramón Veloz”


Por Redacción Web

Fotos: Tomadas de la Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *