julio 14, 2024 ¿Quienes somos?

Doña Trinidad Valdés Amador (Trini), que encarnó los mejores adornos de una mujer de su época.

Habanera de nacimiento, su piel mestiza y su condición de hija de la Casa de Beneficencia no le otorgaban muchas oportunidades en la sociedad colonial cubana a inicios de la segunda mitad del siglo XIX.

Pero su belleza de mulata y su nobleza evidente llamaron la atención de un contratista catalán asentado en la capital.

Poco o nada se sabe acerca de cómo comenzaron sus amores, pero don José María Sardá y Gironella iba en serio con aquella criolla. Tanto así que contrajeron matrimonio, formaron un hogar y llegaron los primeros hijos.

Pero la guerra había estallado en Oriente nadie podía predecir hasta dónde llegarían los combates. Y José María, hombre previsor, quería a los suyos lejos del peligro. Tal vez fue por eso que compró la finca El Abra en la Isla de Pinos .

Hasta aquí llegó la familia que fue creciendo por varios años.Doña Trinidad, como las amas de casa de su tiempo y posición, cuidaba de la casa y supervisaba el trabajo de sirvientes y esclavos domésticos. Su vida transcurrió sencilla y rutinaria hasta un día de octubre de 1870.

Su esposo había regresado de uno de sus frecuentes viajes a La Habana con un muchacho, casi un niño, delgado y maltrecho, lastimado en su cuerpo y en su alma.

Cuídalo como si de tu hijo se tratara, le dijo el esposo. Pero no fue necesario, porque su alma compasiva ya había hecho suya esa responsabilidad.

Y así fue durante el tiempo que un José Marti adolescente vivió bajo su techo. Los trabajos forzados en las canteras de San Lázaro, a los que condenado por infidente. Las llagas en la piel y aquel grillete infame todavía estaba atado a su pierna, conmovieron hasta las lágrimas a doña Trina, como le llamaban los allegados.

Empleó alma de madre y manos de ángel para sanar los dolores físico y morales de aquel muchacho abatido que habían confiado a su cuidado. Y luego de su partida, ya en España, desterrado, solo palabras de agradecimiento y cariño infinito tendría por aquella mujer mestiza.

Así lo confirman las cartas y el gran crucifijo de ébano y bronce enviado como símbolo de gratitud a la noble mujer que velando por él a los pies de su cama, curando sus heridas y ofreciendo consuelo en sus horas de angustia con la constancia y la dedicación que sólo florecen en las almas más puras.


Linet Gordillo Guillama

Foto tomada de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *