mayo 22, 2024 ¿Quienes somos?

El centro recreativo Viet-Nam Heroico cumple hoy 55 años.

La Presa Viet-Nam Heroico está considerada como el segundo embalse en capacidad de la Isla de la Juventud, con un volumen de 43,22 millones de metros cúbicos y una superficie de 9,87 km2. Que terminó su construcción en 1967, un año después del paso devastador del ciclón Alma por esta ínsula, y hecho que marcara el inicio de la Voluntad Hidráulica en la Isla.

El centro recreativo Viet-Nam Heroico, ubicado en las márgenes de la misma presa, está cumpliendo hoy 55 años de existencia, enardecido por ofrecerle a los pineros, durante toda su historia, a pesar de las altas y bajas, un espacio seguro para el descanso, la recreación y la diversión, después de las duras faenas de la semana, constituyendo uno de los más visitados por los pineros por muchos años. En él se han prestado variados servicios de gastronomía, botes, juegos pasivos, bailes y diversiones en el área natural de excelente paisaje que invita al descanso y la relajación.

Muchos jóvenes integrantes de las brigadas constructoras que llegaron a la Isla después del ciclón Alma se encargaron de su construcción con un gran esfuerzo y en tiempo récord, rompiendo todos los pronósticos y con la calidad requerida, con una asesoría de especialistas extranjeros provenientes del campo socialista que hasta aquí llegaron en ayuda técnica.

Esta presa, aparte de ser la primera inaugurada por la Revolución en la Isla, alcanzó singular importancia en el proceso llevado a cabo por los pineros para obtener el ansiado nombre de Isla de la Juventud. Fue en su inauguración, el 12 de agosto de 1967, que Fidel, ante el reclamo de los jóvenes allí reunidos de que se le diera a la Isla de Pinos el nombre de Isla de la Juventud, les respondiera con altruismo y alta convocatoria:

“…debemos despertar en nuestros jóvenes el sentido del heroísmo, del trabajo y el sentido de la gran obra que hay que hacer aquí, de la gran tarea que hay que desarrollar aquí,  Puesto que aquí se está haciendo, pero habrá que hacer en un grado mayor, una verdadera revolución de la naturaleza.

“Y ciertamente en esta parte de nuestra patria hay una gran obra que hacer y una magnífica oportunidad y posibilidad de realizarla; una obra en lo geográfico revolucionaria, en lo técnico revolucionaria y en lo social revolucionaria.  Una zona prácticamente virgen, en grado alto subhabitada, donde se presenta un campo de acción magnífico para nuestros jóvenes”.

“Llamémosla “Isla de la Juventud” cuando la juventud con su obra haya hecho algo grande, haya revolucionado aquí la naturaleza y pueda exhibir el fruto de su trabajo, haya revolucionado aquí la sociedad”.

Por su historia, por los servicios brindados durante más de un siglo a la recreación y esparcimiento de pineros y cubanos, por las variadas alternativas de recreación que puede inyectar a los planes emprendidos para hacer de ésta, una Isla Patrimonial, debe prestársele mayor atención para que vuelva a relucir hermosa como antaño y sonría ante la llegada de las personas que la visitan.


Por Sergio I. Rivero Carrasco
Fotos tomadas de la red.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *