abril 25, 2024 ¿Quienes somos?

El Comandante hecho canción

Aquella luz con acordes seductores que brotó en el capitalino Reparto Poey en La Habana, el 17 de febrero de 1927, con un arraigo muy humilde, honesto y alegre fue Juan Almeida Bosque, el eterno Comandante hecho canción, el que también a muy temprana edad tuvo que abandonar los estudios para ganar el sustento y mantener a la familia hasta que enrumbó su proyección en la vida como joven y revolucionario cabal.

Es el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque el hombre que se entregó en cuerpo, alma  y creación a homenajear a la Revolución. Y digo es, precisamente porque su inmensa eternidad se nos presenta cada día en la melodía del quehacer cotidiano, en la sonrisa de los niños, en ponernos delante el buen hacer y el buen querer para hacernos más revolucionarios, más cubanos.

Es el Comandante que muy temprano en el fragor de la batalla advirtió que “¡Aquí no se rinde nadie c…!” y ha constituido un principio junto a la unidad que han hecho mantener viva este proyecto socialista, humano e internacionalista que es la patria misma, que borró del diccionario de los cubanos la palabra rendición o derrota, el que para Fidel “siempre fue un hombre de principios de justicia y de profundos valores y convicciones revolucionarias”.

Es el modelo de hombre que nos entregó hasta su último aliento, demostró lo mucho que un padre puede hacer por los hijos sin abandonar sus deberes, como bien ha expresado su más pequeño retorno, Juan Guillermo, cuando acierta que su padre estuvo toda una vida “enseñándoles la grandeza de ser humildes, de tener el coraje de los que nunca se rinden…” y así calar con su prédica y amor en sus vidas hasta convertirse poco a poco en su verdadero héroe.

Es el hombre sencillo del pueblo que abrazó a Fidel con el manto de la lealtad, y el trino de sus mejores acordes desde las entrañas de la cultura nacional, con la belleza y simbolismo que atrapa.

Sus palabras hacia el líder también lo mantienen vivo en su pueblo: “Fidel, es de la única persona que hablo con adjetivos y superlativos (…) Cada siglo tiene su hombre que lo marca en la historia, el siglo XX es el de Fidel. (…) No acostumbro a identificarlo con sus apellidos, los digo por el amor, el cariño y el afecto que siempre tuvo por sus padres.

Es el Comandante Juan Almeida Bosque, el que un día como hoy, hace 95 años, vino al mundo con el legado hermoso de adorar a su país y pensar la Revolución al cubanísimo ritmo del son o canción, el que nos entregó “La Lupe”, “Dame un traguito ahora”, “Este camino largo” o “Cualquier lugar es mi tierra”,  esos trinos que brotan desde la sangre caliente, noble y amorosa del cubano, que se apropia del espacio vital de la nación: Es nuestro Almeida, el héroe con música en el alma, el Comandante hecho canción.

Video relacionado

Juan Guillermo - Mi querido viejo (Video oficial)


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *