abril 23, 2024 ¿Quienes somos?

“Explosión de La Coubre, 64 años después.”

Fue la explosión del vapor francés “La Coubre” en el puerto de La Habana el primer acto de terrorismo contra Cuba en la Revolución, acontecido el  4 de marzo de 1960, perpetrando uno de los crímenes más atroces de la historia de Cuba. Este horrendo hecho confirmó a la naciente Revolución cuáles las verdaderas intenciones de Estados Unidos de detener su avance revolucionario a cualquier precio, incluido el terror.

Así comenzó el capítulo de acciones guerreristas de Estados Unidos en un expedientes que por más de seis décadas insiste en detener nuestro proyecto social. Al decir de Fidel sobre ese oprobioso hecho “Se cumplía la horrible expectativa del terrorismo: matar al mayor número de personas. Matar, matar… No era solo el propósito el de destruir las armas para nuestra defensa, sino matar personas inocentes, causar miedo para que dejaran de apoyar a la Revolución.”

La explosión de “La Coubre” fue un acto de sabotaje preparado por los agentes de la Central de Inteligencia yanki. Los ataques por parte de aviones piratas eran ataques de tipo esporádico, pero nunca se había llevado a cabo una operación que revistiera todas las características de una operación de carácter netamente militar.

Poco más de un año después, Fidel reflexionaría sobre todo lo relacionado con este hecho y puntualizaba: “Desde el inicio del Gobierno Revolucionario el primer esfuerzo que realizaron los enemigos de la Revolución fue impedir que nuestro pueblo se armara.  Los primeros pasos que dieron nuestros enemigos eran tendientes a mantener desarmado a nuestro pueblo, y ante el fracaso de las presiones de tipo político que se habían hecho para impedir que nosotros adquiriésemos esas armas, ante el fracaso de los primeros pasos de tipo diplomático, acudieron al sabotaje, acudieron a la utilización de procedimientos de violencia para impedir que esas armas llegaran a nuestras manos, para dificultar la adquisición de esas armas y, a la postre, lograr con el gobierno de donde provenían esas armas la supresión de las ventas que estaban haciendo a nuestro país”.

Más tarde insistía  en dejar bien claro que: “…en aquella ocasión nosotros afirmamos que teníamos derecho a pensar que los culpables de aquel sabotaje eran los que estaban interesados en que nosotros no recibiéramos esas armas, ustedes recordarán cómo el gobierno de Estados Unidos protestó, cómo el gobierno de Estados Unidos dijo que aquello era una imputación injusta, y cómo pretendieron afirmar ante el mundo que ellos no tenían nada que ver con la explosión del vapor La Coubre.
(…)

Sin embargo, a todos nosotros, a nuestro pueblo, le quedó la profunda convicción de quela mano que había preparado aquel hecho bárbaro y criminal, era la mano de los agentes secretos del gobierno de Estados Unidos”. 

Los yanquis una vez más intentaron con este repudiable hecho que la Revolución se arrodillara, por el contrario Cuba se puso de pie y levantó los fusiles y 64 años después sigue este pueblo con los fusiles en alto porque el imperialismo no cesa en su apetencia de destruir la Revolución Cubana, ahora asistiendo a nuevos métodos que desafían las leyes internacionales y las violan a su antojo, con un feroz bloqueo genocida que ya supera las seis décadas.

De la indignación ante aquel salvaje crimen terrorista ocurrido hace 64 años, que dejó un saldo de 75 muertos y más de 200 heridos, surgió la histórica consigna de ¡Patria o Muerte! Completada unos días más tardes con la expresión ¡Venceremos! ¡Patria o Muerte!  ¡Venceremos! Nos acompaña hasta hoy como paradigma de resistencia, creación y Victoria.

Fidel Castro y la explosión del vapor La Coubre.


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Fotos Tomadas de la Red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *