abril 25, 2024 ¿Quienes somos?

Félix García Rodríguez, víctima del terrorismo

Como bien se ha dicho muchas veces el 11 de septiembre es una fecha que guarda una prolífera historia y a la vez múltiples aristas para evaluar su significación, pero salta a nuestra vista una menos conocida que bien vale la pena reflejar hoy algunos pasajes y hechos de la vida del diplomático cubano Félix García Rodríguez como una muestra de la hidalguía y fidelidad de los jóvenes.

En un testimonio aportado por el Lic. Ronald Pupo de la Cruz, compañero de estudios de Félix García Rodríguez, nos cuenta que lo conoció en la Universidad de La Habana, a mediados de la década del 60, cuando ambos comenzaban los estudios de Licenciatura en Diplomacia, como se llamaba esta carrera en la época.

“Lo recuerdo como un compañero con el cual era fácil hacer relación, de trato afable, comunicativo, a veces chistoso y jaranero. Tengo su imagen como la de un niño grande.

“Lo más presente que tengo de él en mi memoria fue la experiencia que tuvimos cuando escalamos el Pico Turquino todos los estudiantes de Licenciatura en Diplomacia, invitados por el Comandante en Jefe a la primera graduación de médicos formados por la Revolución. La noche que pernoctamos en el Pico Cuba, a la intemperie, el día antes de la ceremonia de graduación, Félix tenía su  hamaca tendida a dos puestos de la mía y nos pasamos la noche haciendo cuentos. Con un frío tremendo, que según el doctor Antonio Núñez Jiménez, era de un 0,1 grado.

“Su imagen era inconfundible porque era el único que usaba una gorra soviética, de las llamadas “chapka”, para cubrir su cabeza, pues desde joven tenía poco pelo y entradas muy pronunciadas. Durante toda la ascensión Félix, a quien llamábamos cariñosamente “El Cheche”, se mostró fuerte y animoso, estimulando a los demás, cuando él mismo se veía muy fatigado por el esfuerzo de la escalada.

“Al terminar la carrera, en 1967, nos separamos, cada uno asumió las misiones encomendadas y no supe nada más de él hasta la triste noticia de su asesinato”.

A este testimonio lleno de admiración y cariño de Ronald por su compañero, agregamos algunas experiencias de Félix por el periódico Victoria de la Isla de la Juventud.

Félix siempre se distinguió por su carisma, su capacidad de sumarse amigos, hasta que por azares  de la vida llega como corresponsal y transportador de información hacia la Habana para su impresión, al recién fundado periódico Victoria en 1967, manteniendo ese fervor revolucionario y laboriosidad que lo caracterizaron toda la vida; él tomó mucho cariño a su labor hasta considerarse un trabajador del Victoria por los aportes que personalmente había hecho, y ya en 1968 comienza a trabajar en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Cuando inició su carrera en el Ministerio de Relaciones Exteriores se distinguió por su dedicación al trabajo y elevadas condiciones revolucionarias, méritos por los que en 1978 fue seleccionado para laborar en la Misión Permanente de Cuba ante la ONU donde atendía cuestiones administrativas.

Su misión en la ONU se inició en plena ofensiva terrorista contra los funcionarios y diplomáticos e intereses cubanos por las organizaciones contrarrevolucionarias auspiciadas por el gobierno norteamericano, tal como ocurrió en 1976 cuando propinaron un atentado con explosivos contra la sede diplomática de Cuba en Portugal, que les costó la vida a Adriana Corcho y Efrén Monteagudo.

Según reza para la posteridad, el Sicario Pedro Remond, autor de innumerables crímenes y atentados, fundador de la organización terrorista Omega 7 planificó una exitosa coartada-emboscada en horas de la tarde del 11 de septiembre de 1980, cuando Félix García Rodríguez transitaba en su auto por las calles neoyorquinas para reunirse con amigos y al detenerse en un semáforo, al estilo mafioso el terrorista Remond, desde su auto le disparó con una pistola ametralladora Mac-10 con silenciador e inclusive para asegurar su tarea se bajó del vehículo y remató al diplomático cubano, tras lo cual tranquilamente abandonó el lugar.

El chofer del vehículo era Eduardo "Omar" Arocena, jefe de ese grupo criminal, ya autor de una larguísima lista de atentados. "Omar" celebraba ese mismo día el sexto aniversario de su organización. Y el primer asesinato de un diplomático en la ONU era para él una hazaña que iban a festejar, en Miami, los capos de la mafia cubano-americana, quienes sostenían ciegamente su acción terrorista. Con la bendición de la CIA y del FBI.

Con la vileza, desfachatez y el desprecio por la vida de los seres humanos, se ha divulgado que Pedro Remón llamó ese mismo día a los medios noticiosos de Nueva York, y se atribuyó la responsabilidad de la muerte del diplomático cubano en nombre de la pandilla terrorista  Omega 7. Lo más doloroso es que se había perpetrado el primer y único asesinato contra un representante cubano ante la ONU desde su fundación.

Vale destacar penosamente, que como era de suponer a la costumbre yanqui, por ese crimen su autor y la organización Omega 7 no fueron encausados, todo quedó impune. Solo a mediados de la década de 1980, Remón fue condenado a penas de pocos tiempo de cárcel, pero en breve tiempo lo liberaron por supuestas ‘razones de salud’, a pesar de ser también responsable de la muerte del periodista cubanoamericano y promotor del levantamiento del bloqueo de Estados Unidos a Cuba Carlos Muñiz Varela ante su hijo de 12 años, y de Eulalio José Negrín, líder de la comunidad cubana en el exterior, partidario del diálogo con Cuba.

Fue en La Habana donde se realizó una muy triste y sentida despedida a Félix García Rodríguez, en la que además se hizo patente su valentía y excepcionales condiciones como ser humano y revolucionario cabal, hecho convertido en viril repudio de nuestro pueblo a las cobardes agresiones que durante décadas han realizado mercenarios al servicio del imperio contra la población, sus funcionarios y dirigentes; pero con ello,  solo han logrado profundizar la condena al Terrorismo de Estado, como el más importante gestor de este mal que aún agobia al mundo, no obstante, el gobierno de Estados Unidos ha hecho que Cuba, víctima del terrorismo de Estado, integre hoy nuevamente la unilateral y espuria lista de países que a su juicio, patrocinan o practican el terrorismo. ¡Vaya desfachatez y desmoralización de ese gobierno! Cuando el mundo sabe que no es cierto.  #TerrorismoNuncaMás.

Félix García, diplomático cubano asesinado en EEUU: otro 11 de septiembre que los medios olvidan.


Fuentes: Con información de ACN y blog El Pinero

Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *