junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

…”para Fidel la victoria es la única aspiración

posible de los legítimos luchadores”

Fidel es Fidel; ya lo sentenció Raúl con toda la emoción y convencimiento de sus discípulos y continuadores agradecidos; es la forma viva y fulgurante del concepto de Revolución, es el más patriota. No importa que haya existido la noche fatídica de aquel viernes 25 de noviembre de 2016, justo a las 10 y 29, cuando la vida del líder se tornó en aliento, fuego, lágrimas, inspiración, ejemplo e inmortalidad a sus fecundos 90 años.

Fidel también se convirtió en el canto de la Patria, el que cada día vuelve a cabalgar con toda Cuba y el mundo ante cada injusticia, ante cada ataque imperialista, ante cada postura de firmeza y convicción profunda de este pueblo que solo reconoce la victoria como el resultado de su histórica lucha.

Fidel y los bisoños de la Generación del Centenario abrieron en la historia aquel amanecer de la Santa Ana cuando asaltaron al cuartel Moncada de la mano de Martí, haciéndolo vivir como su autor intelectual en el año del centenario de su natalicio. Lo revivieron también en los difíciles días de prisión en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, cuando organizaron el Movimiento Revolucionario 26 de Julio y movilizó a las masas para defender la justicia, la misma que se escribe hoy en cada acción de la vida por este valiente pueblo.

Fidel siempre fue el previsor, el que iba al futuro y venía a contárnoslo en el presente; el quedemostró en su sistémico, integral y ético concepto de Revolución, la previsión futurista de las condiciones en que previsiblemente tendría que desarrollarse la Revolución, su vanguardia política y la sociedad cubana en su conjunto durante los tiempos por venir, dado el lógico y también revolucionario relevo generacional de los liderazgos de los nuevos protagonistas en la escena nacional, tal como sucedió cuando Díaz Canel, desde el primer día, se declaró como continuador, no como relevo porque él es insustituible.

Es que Fidel, ”el gigante” , nos legó una nación digna y redimencionó el papel de la juventud, transformó a toda Cuba en una universidad, pero todo nos entregó el tesoro más grande: una patria independiente que se construye orgullosa que nunca se doblegará.

Es muy difícil separar a Fidel de la vida, considerarlo como el muerto que debemos adorar por lo tanto que hizo por su pueblo. Es que Fidel está aquí, junto a nosotros, cuando vemos el desarrollo de la ciencia, la educación, la cultura, la salud, la solidaridad y el espíritu intransigente del pueblo cubano, inyectado con la más pura y rebelde sangre que haya conocido la historia.

Fidel vive, y es la convicción de los cubanos y de todas las personas agradecidas que habitan en este mundo, porque para cada problemática nos dio una respuesta, trazó una estrategia y marcó el camino a transitar para cumplir con el legado de la victoria.

Hoy Fidel se debe sentir satisfecho de ver cómo los principales jefes de la Revolución se consagran para vencer los grandes desafíos de hoy para mejorar las condiciones de vida de miles de personas en los barrios y ciudadelas en desventaja, entregando bienestar, cultura, sana distracción y posibilidades de trabajo creador como la proeza de los científicos cubanos que tuvieron a su cargo las tres vacunas que salvaron la vida de los cubanos ante esta pandemia que cambió al mundo.

Así Fidel como en Cuba, late y vive en la gente, en cada casa, en los barrios, en la nación toda; en el corazón y el amor de cada cubano honesto y agradecido. Esta es la respuesta de esta generación agradecida que lo venera y cabalga con Fidel, respira, late y vive en una Cuba mejor indicándonos el camino correcto con su dedo indice señalando al futuro.

Hoy, cuando continúan sonando los tambores de la feroz guerra en el norte enfocados visceralmente con nuestro país indoblegable y firme, Fidel, como la Patria nos contempla orgulloso de esta nueva generación que se levanta hoy por Cuba, se esfuerza cada día por supererse a sí misma y enfrenta los más inusitados desafíos.

Laureles y Olivo, canción de Raúl Torres dedicada a #Fidel.


Por: Sergio I Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *