abril 21, 2024 ¿Quienes somos?

Impacto de los huracanes en los ecosistemas

Cuando se avecina un evento meteorológico de cierta intensidad, los residentes localizados en la trayectoria de la tormenta pueden proteger sushogares y pertenencias, y ponerse a resguardo en lugares seguros… pero buena parte de la vida silvestre no es tan afortunada.

Los fenómenos como huracanes y tormentas tropicales se tornan factores de riesgo para la estabilidad de los ecosistemas.

Foto: Jaime Prendes

Por lo general, las zonas del litoral son las más afectadas por los cambios que generan los huracanes, ya que el nivel del mar puede subir dependiendo de la intensidad y ese cambio produce un impacto en las especies marinas, especialmente  en delfines y manatíes, que son empujados hacia la orilla durante las tormentas más fuertes.

Por otra parte, especies costeras inmóviles, como las  almejas, mejillones y otros moluscos, pueden ser completamente eliminadas en la zona de impacto de un huracán.

Los manglares son el primer ecosistema que sufre con la llegada de un meteoro. Son ellos los que amortiguan con suestructura las ráfagas de viento y el fuerte oleaje, reteniendo en sus raíces la arena y  formando un vórtice de aire sobre la superficie del mar, que hace que se rompa el flujo continuo de viento. Con ello impiden la entrada del huracán con toda su fuerza, que arrastra a su paso grandes volúmenes de agua de mar, salinizando ríos, presas y manantiales.

Los bosques del interior tampoco escapan a los efectos negativos de los meteoros. En algunos ecosistemas ya perturbados, tanto por eventos meteorológicos como por la acción del hombre, fenómenos hidrometeorológicos pueden favorecer que especies atípicas invasoras se propaguen con mayor facilidad.

El deterioro de la vegetación deriva en un impacto en la fauna que la habita, sobre todo en las aves, pues los fuertes vientos cambian su rutas de vuelo, arrasan con sus nidos y la deforestación provoca que esos animales pierdan su hogar, dejándolas   más vulnerables a los depredadores. Los insectos, por su parte, se ven privados de las flores y renuevos vegetales que son su fuente de alimentación.

Cierto que la mayoría de las poblaciones de plantas y animales que viven en zonas de paso de huracanes son capaces de sobrevivir y recuperarse con el tiempo, debido al proceso de la selección natural, donde los más fuertes consiguen librar los peligros y seguir poblando estas regiones, y aunque la destrucción que sufren los ecosistemas y la alteración de la dinámica poblacional de las especies que los conforman son inevitables y difíciles de evaluar, una verdad salta a la vista: Los bosques pineros y la gran biodiversidad que los puebla, termina por reinventarse luego de cada desastre, porque  cada especie tiene su propia manera de volver.


Por: Linet Gordillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *