julio 17, 2024 ¿Quienes somos?

Incendios forestales

El índice de boscosidad en la Isla supera el 64 por ciento, situándose en el cuarto territorio cubano con mayor cantidad de áreas de floresta, donde predominan las variedades energéticas, maderables, melíferas y frutales.

El pino, árbol emblemático de esta Isla, mantiene  su importante prominencia,  con casi el 60 por ciento entre las especies que hoy se plantan con acciones materializadas para extender la presencia de ese árbol endémico.

 Aquí, como en el resto del país, prevalece una política encaminada a repoblar todas las áreas que la indolencia del hombre, los incendios y los huracanes han destruido, pero también aquellas que están ociosas y admiten árboles, arbustos u otras plantas, como pulmones naturales. Pero en la etapa  seca del año, cuando las lluvias se muestran  esquivas, potencian con su ausencia los siempre lamentables incendios forestales.

Bien sabemos los perjuicios que tales siniestros causan a la economía y al medio ambiente,  aun así, en cada temporada, decenas de hectáreas de bosques pineros desaparecen  devoradas por el fuego y con ellas desaparece también la fauna que las habitan.

Según los especialistas del Cuerpo de Guardabosques, las variedades que crecen en  nuestros bosques no son proclives a incendios por causas naturales,  de lo que deduce que es la acción humana, negligente o vandálica, la responsable de tales perdidas, año tras año.

Cierto es que existe una legislación que penaliza tales actos, pero es la conciencia medioambiental, el sentido de pertenencia de cada ciudadano, el enfrentamiento  abierto y efectivo a quienes dañan nuestra floresta, el mejor código penal que podemos esgrimir para que nuestra Isla siga siendo verde.


Por: Linet Gordillo Guillama

Fotos: Tomadas de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *