abril 19, 2024 ¿Quienes somos?

Justicia revolucionaria en juicio a mercenarios de Girón

Hace 62 años, un juicio sumarísimo, celebrado en varias audiencias en la capitalina Ciudad Deportiva, comenzó el 29 de marzo de 1962 contra los mercenarios capturados durante la invasión a Playa Girón, en una operación de 66 horas realizada por las fuerzas regulares del ejército cubano y las milicias nacionales en auge, con el Comandante Fidel Castro al frente.

Los mercenarios cubanos invasores de Playa Girón enjuiciados durante el proceso serían sentenciados por el delito de traición y se les condenó a pagar altas indemnizaciones, y como subsidiarias a penas de hasta 30 años de cárcel con trabajo físico obligatorio hasta que sea satisfecha la indemnización.

El tribunal designado estuvo presidido por el comandante Augusto Martínez Sánchez y actuaron como vocales los también comandantes Juan Almeida, Sergio del Valle, Guillermo García y Manuel Piñeiro. Como fiscal de la causa se nombró al doctor Santiago Cuba, fiscal del Tribunal Supremo de Justicia y como secretario trabajó el capitán Narciso Fernández.

Los enjuiciados durante el proceso serían sentenciados por el delito de traición y se les condenó a pagar altas indemnizaciones Los tres principales jefes de la Brigada 2506: José Alfredo Pérez San Román, Erneido Andrés Oliva González y Manuel Artime Buesa fueron condenados a pagar al país medio millón de dólares cada uno. Los demás implicados en la Invasión fueron sancionados a pagar 100 mil, 50 mil y 25 mil dólares en relación con la responsabilidad que tuvieron en el hecho.

Mientras el gobierno norteamericano rechazaba el pago de la indemnización, Cuba designaba a parte de los prisioneros para que fueran a los Estados Unidos y lo gestionaran. Al cabo de una gestión, más o menos dilatada, en diciembre de 1962 se comenzó el pago de la indemnización.

No obstante el celo por la legalidad y el apego del Gobierno cubano a la verdad, en aquella época el proceso resultó manipulado y criticado por campañas difamatorias enemigas, algo similar a lo que sigue sucediendo de manera expansiva en los tiempos de hoy. Por ejemplo, las mentiras y amenazas que se tejen sobre los jueces y fiscales que trabajaron en los juicios por los sucesos vandálicos del pasado 11 de julio.

El presidente estadounidense, John F. Kennedy, tuvo que admitir de manera pública la activa participación de su gobierno en la injerencista y agresiva aventura, dirigida contra la Revolución en pleno desarrollo de programas de avance social.

Mientras tanto, en el horizonte el bloqueo se perfilaba entonces como una amenaza certera y despiadada, en tiempos muy cercanos a esa fecha. Y así se cumplió.

El juicio a los mercenarios de Playa Girón, además de un acto jurídico técnicamente impecable, sirvió para conocer de cerca las características y métodos de la justicia revolucionaria, separada por un abismo moral de las mentiras e insidias provenientes de las campañas enemigas, cada vez más insidiosas y activadas. Fue una victoria moral de la Revolución.

Cuba a 60 años del juicio de los mercenarios, tras su derrota en Playa Girón.


Por Redacción Web

Fotos: Tomadas de Granma digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *