junio 20, 2024 ¿Quienes somos?

Martí vivo, como no lo querían

En el mismo momento en que Martí comprendió en mayo de 1895 que necesitaba más tiempo para cumplir con la Patria, caía en combate y de cara al Sol, a los 42 años de edad. ¡Qué maldad de la vida! Fue el hombre que había hecho de la anhelada libertad de la nación su más hermosa inspiración. Fue en ese preciso momento que mientras sus adversarios festejaban su muerte, él lejos de caer, emergía, entre el plomo, el humo y los caballos galopante,s para quedar vivo eternamente en el corazón y el sentir de los cubanos.

Ninguno lo vio morir, todos lo hemos sentido vivo en estos 129 años de actualidad de su legado, de la fortaleza de su concepto de unidad en la diversidad, y la motivación a todas las fuerzas para alcanzar la victoria definitiva frente al adversario.

Siguen muy vivas sus conceptualizaciones acerca de la utilidad del Partido para dirigir la Revolución, de un partido único, indisoluble, representado y representante de toda la sociedad, En él se verá el niño, el campesino, el obrero, el rico y el pobre, el negro, chino, mestizo o blanco, porque en materia de liberación y soberanía nacional, todos cuentan, todos opinan, todos participan.

Estas son también las bases ideológicas, organizativas y conceptuales del Primer Partido Comunista de Mella y Baliño en 1925, y del Partido Comunista de Cuba, continuador de la obra socialista edificada desde 1961 hasta acá.

Ese es el Martí que querían desaparecer los adversarios, pero  el Apóstol de la Independencia, el autor intelectual del Asalto al cuartel Moncada está ahí, aconsejándonos con crítica; marca el rumbo todos los días, como nunca Fidel lo apartó de su obra, y como esta generación lo mantiene en cada acción.

Él mismo sentenció su inmortalidad cuando nos dijo: “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”. Y él cumplió con creces la obra de su corta pero muy fecunda vida.

Recuerdan vigencia del pensamiento martiano en Cuba y América Latina


Por Sergio I. Rivero Carrasco

Fotos tomadas de la red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *