abril 20, 2024 ¿Quienes somos?

Panteón Sardá

El panteón de la familia Sarda se levanta muy cerca de la entrada en el cementerio de Nueva Gerona y allí descansan los restos de don José María Sardá y Gironella, hijo de Cataluña asentado por estos predios y  su esposa doña Trinidad Valdés Amador, los benefactores de un Martí adolescente en sus días más aciagos, así como sus descendientes.

Llama la atención del visitante el particular estilo de esta obra funeraria, que no se repite en ninguna otra de esta Isla. Se cuenta que fue diseñado por el propio José María, contratista de profesión, aunque se desconoce si  su construcción fue realizada por obreros de la Isla, o si para ello fueron traídos albañiles catalanes.

Fue parcialmente destruido por las inclemencias del tiempo y especialmente por el azote del huracán Gustav en 2008, pero el artista Regino Amador Roca fue el artífice que le devolvió el esplendor de antaño  y dice sentirse orgulloso  por el significado que tiene este panteón  para los pineros.

Ahora se puede admirar en toda su plenitud  este pequeño obelisco funerario que adorna el panteón de la familia Sarda, no solo como la obra de un diseñador con sensibilidad artística que trajo hasta aquí un soplo de la majestuosidad de los cementerios catalanes, sino también como un sitio de homenaje para quienes abrieron sus brazos y su casa al más ilustre hijo de la nación.


Por: Linet Gordillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *