abril 21, 2024 ¿Quienes somos?

¡Patria o Muerte! Una consigna por la VIDA

¡Patria o Muerte! Desde que fue pronunciada por primera vez por Fidel, y en las condiciones que le dieron origen, ha devenido en una consigna por la vida, dado que a poco más de un año del triunfo de la Revolución, se producía lo que se puede considerar el primer ataque terrorista abierto de Estados Unidos contra la Revolución cubana: La voladura del buque francés “La Coubre”,  recién llegado esa mañana del cuatro de marzo de 1960 y atracado en la parte oeste del puerto habanero con un cargamento de explosivos y municiones provenientes del puerto de Amberes, en Bélgica, único país que había cedido a la demanda del gobierno de la Isla, ante la negativa yanqui.

La historiografía de ese hecho ha recogido que sobre las 15:15 horas se sintió en toda la zona una gran explosión que estremeció a la Capital provocando la muerte a muchos de los obreros y tripulantes que se empeñaban en su descarga. Para completar la alevosía, treinta minutos después se produjo una segunda explosión a muelle repleto de personas que auxiliaban a las víctimas, dejando un saldo de un centenar de muertos entre cubanos y franceses. El imperialismo había cumplido con esta primera acción terrorista contra la Revolución al bañar de sangre al país y motivar el miedo en la población para que no brindaran apoyo a la naciente Revolución, pero ese último objetivo no lo cumplió.

Miles de habaneros en representación de toda Cuba se dieron cita el día cinco de marzo para despedir a los mártires con un enorme cordón por las calles en que transitaron los féretros hasta el Cementerio de Colón.  La tribuna improvisada sobre la cama de una rastra, ubicada en la intersección de Calle 23 y 12 en el vedado capitalino, se convertiría en lo adelante en sitio de grandes decisiones revolucionarias promovidas por el invicto Comandante en Jefe Fidel, quien al dirigirse a los cubanos allí reunidos ese día para la despedida de duelo de los mártires y enaltecido por la furia frente al imperio terrorista expresó:

“¿Por qué ese interés en que no adquiramos medios para defendernos? ¿es que acaso pretenden intervenir en nuestro suelo? (…) sabremos resistir cualquier agresión, sabremos vencer cualquier agresión, y que nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte.  Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía: libertad quiere decir Patria.  Y la disyuntiva nuestra sería ¡Patria o Muerte! (…)”.

A partir de ese día la consigna, ¡Patria o Muerte!, convertida en principio revolucionario sagrado marcó el destino de los cubanos de ayer, hoy y de siempre en la lucha enaltecedora por la libertad y la vida, que fue completada por Fidel cuando en el Congreso de Barberos y Peluqueras relaciona por primera vez a la frase ¡Patria o Muerte”, con la total convicción de ¡Venceremos! Cuando dijo: “(…) Para cada uno de noso­tros, individualmente, la consigna es: ¡Patria o Muerte!, pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es también: ¡Venceremos!

Hoy, a 63 años de aquellos días heroicos, la eterna consigna de ¡Patria o Muerte” ¡Venceremos! Nos sigue acompañando como respuesta de resistencia frente a la política de Estados Unidos contra Cuba, nos sigue acompañando marcando el paso de nuestras vidas.

Es entonces la consigna de ¡Patria o Muerte” ¡Venceremos! una consigna por la vida, convertida en convicción de los cubanos; es la que estimula las sucesivas victorias del pueblo frente al mismo imperialismo que, a partir de esa fecha, ha multiplicado el acoso, en su interés robustecer sus acciones terroristas de todo tipo contra nuestro país, marcadas como eje central por el genocida bloqueo económico, comercial y financiero establecido oficialmente desde febrero de 1962, que durante más de seis décadas, se ha multiplicado con las leyes extraterritoriales e ilegales sanciones unilaterales recrudeciendo en grado máximo su perniciosa política contra Cuba.

¿Cuándo se dijo por primera vez: ¡Patria o Muerte!?


Por: Sergio I. Rivero Carrasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *